NEUROFEEDBACK
En vacaciones estimule la actividad cerebral de sus hijos

Foto cortesía

Los niños comienzan a disfrutar sus tan anheladas vacaciones escolares y los padres empiezan a buscar muchas opciones para entretener a sus hijos y evitar que estén todo el tiempo frente al televisor, videojuegos, computadoras u otros dispositivos electrónicos.

El primer consejo que dan los expertos es seleccionar bien las actividades y aprender a decirles no a algunas. Los niños deben comprender que no pueden tenerlo todo, los límites son necesarios. Aprobar en exceso está lejos de darles bienestar y felicidad.

La sicóloga Ana María Reyes Tirado directora de la Fundación Syncronía explica que existen muchas actividades que pueden resultar lúdicas en esta época, pero hay una especialmente que pocos padres aplican y que podría ser una herramienta importante para que los niños en su tiempo libre entrenen sus cerebros para generar un estado integral de bienestar. Se trata del neurofeedback, un método que empieza con una primera evaluación de la actividad cerebral mediante la colocación de sensores situados en el cráneo. Estos dan un mapeo cerebral completo que indica las zonas con mayor y menos actividad. Para los niños es muy útil durante esta época que no reciben información, porque es un tratamiento que mejora la reserva cognitiva, aumenta el reconocimiento, recuerdo de la información y la capacidad de atención y memoria.

El entrenamiento puede consistir en varios métodos, uno usual es ver una película animada para mantener el cerebro en continua actividad o movimiento, producto de la comunicación que se genera entre las neuronas. Este proceso emite impulsos eléctricos que se pueden traducir en ondas y luego representar en mapas de colores para visualizar las partes del cerebro que están afectadas. Estas áreas tienen ya establecido una media poblacional lo que determina si están funcionando por encima o por debajo del promedio. El mapeo cerebral para Neurofeedback se hace a través del electroencefalograma cuantitativo (Qeeg).

La  experta  aconseja a los padres que los niños realicen otras de las actividades para complementar con el tratamiento de Neurofeedback. Algunas recomendaciones son:

Cocinar recetas fáciles: es barato y puede resultar muy divertido.

• Juegos de mesa: pueden ser útiles para interactuar entre hermanos, primos y vecinos.

• Estimular la lectura: durante las vacaciones no se debe descuidar esta creativa e importante actividad.

• Dibujar y pintar: plasman su creatividad e imaginación.

• Manualidades: desarrollan sus habilidades motrices y fabricar juguetes, máscaras que los entretienen en sus tiempos libres.

Estimular a los niños dentro de las habilidades e intereses que ellos tienen, según la experta esto tiene un doble beneficio porque estimula su desarrollo y le transmite al niño que los adultos reconocen y valoran sus intereses.

Por último, salidas, paseos, actividades lúdicas, asistir a cine, teatro, bibliotecas y lo más importante, permitirles jugar. 

Los niños casi siempre elegirán lo que quieren hacer en su tiempo libre por iniciativa propia y dicha elección la desarrollarán con pasión, entrega y concentración, pero si no es capaz de decidirse por un interés hay que explorar con paciencia hasta encontrar aquella en donde sus habilidades son más notorias que en otras.