CRISIS POLÍTICA
Corea del Sur enfrenta división tras destitución de presidenta

Foto Agence France Press

El partido que gobierna Corea del Sur enfrenta un inminente quiebre tras la destitución de la presidenta Park Geun-Hye, que abrió una crisis interna que afecta seriamente sus opciones electorales. 

Más de 30 parlamentarios del partido Saenuri hostiles a Park prometieron que dejarán la organización, denunciando que la cúpula directiva se niega a implementar reformas, pese a la crisis política que derivó en la destitución de la presidenta el 9 de diciembre. 

"Hemos llegado a la conclusión de que una reforma conservadora a través del Partido Saenuri es imposible", dijo a la prensa Yoo Seung-Min, un connotado parlamentario que forma parte del grupo disidente. 

Esta división complica el panorama para una posible candidatura secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, que es considerado como un buen candidato para la formación de centro derecha. 

El parlamentario dijo que 35 congresistas aceptaron dejar la formación el 27 de diciembre y que intentarán convencer a más. 

Si se concreta la ruptura, el partido gobernante se quedaría con 90 parlamentarios de los 300 escaños que hay en la asamblea, por lo que quedaría relegado como segunda formación, por detrás del Partido Liberal Democrático. 

Este grupo de disidentes se unió a la oposición para tramitar la moción de destitución de la presidenta Park, apartada de sus funciones por un escándalo de corrupción que involucraba a una amiga suya, Choi Soo-sil, acusada de haber usado su influencia para enriquecerse e influir en sus decisiones políticas.

Ahora, el destino de Park está en manos de la Corte Constitucional, que tiene un plazo máximo de 180 días para pronunciarse sobre la destitución, que de confirmarse implicaría la convocación a nuevas elecciones en un plazo de 60 días. 

En este escenario, la fractura del partido reduce sus posibilidades de ganar las elecciones.