BOGOTÁ , COLOMBIA / Lunes 22 Septiembre / 2014  |   Primer diario de análisis y opinión                 


Madre Laura, primera Santa colombiana

Su causa indigenista en Antioquia y los milagros a ella atribuidos, llevaron a El Vaticano a elevarla a los altares

 

Colombia tendrá su primera Santa. Ayer el papa Benedicto XVI autorizó a la Congregación para las Causas de los Santos el decreto por el cual próximamente la beata antioqueña Laura de Jesús Montoya Upegui será canonizada.

Según la Conferencia Episcopal Colombiana, el anuncio de El Vaticano se realizó luego de que el Santo Padre recibiera ayer en la mañana al cardenal Angelo Amato, S.D.B., prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos

La madre Laura Montoya había sido declarada beata por el Papa Juan Pablo II en Roma en abril de 2004. Se calcula que 1.500 compatriotas estuvieron esa jornada en la Plaza de San Pedro para presenciar la ceremonia de beatificación.

En esa ocasión el Pontífice polaco subrayó que Laura Montoya, "viendo cómo tantos indígenas, lejos de los centros urbanos, vivían desconociendo a Dios", se decidió a fundar la Congregación de las Misioneras de María Inmaculada y Santa Catalina de Siena, con el objetivo de llevar la luz del Evangelio a los habitantes de las selvas.

"Esta Beata colombiana se sintió madre espiritual de los indígenas, a los que quiso mostrar el amor de Dios. Sus tiempos no fueron fáciles, pues las tensiones sociales ensangrentaban también entonces su noble Patria”, agregó el Papa.

Según la Conferencia Episcopal el milagro que permitirá la canonización de la madre Laura fue el obrado en 1994 el médico Carlos Eduardo Restrepo, quien se encomendó a la religiosa en su lecho de muerte. Al amanecer, el galeno estaba completamente recuperado y sin rastros de la enfermedad que lo aquejaba.

El caso fue llevado al Vaticano, en donde fue sometido a un intenso estudio para constatar si se trataba de un milagro, según las creencias católicas.

La beatificación y la canonización, a la que llega al término de un largo proceso, tienen el objetivo de proponer a los católicos el testimonio de un miembro difunto de la Iglesia y autorizar o prescribir un culto público en su honor.

 

¿Quién es?

 

La Madre Laura nació en Jericó, Antioquia, en 1874 y falleció en Medellín, en 1949. Era hija de Juan de la Cruz Montoya y Dolores Upegui. Como su padre murió asesinado, a ella le tocó vivir una difícil niñez y juventud.

En 1893 se graduó como maestra. Ya como profesora y pedagoga, se dedicó a formar jóvenes dentro de la fe cristiana y católica.

A la edad de 30 años, siendo subdirectora de un colegio de niñas de familias de ingresos altos en Medellín, decidió trasladarse al municipio de Dabeiba  para trabajar con los indígenas Emberá-Chamí. Desde ese momento su vida se consagró al apostolado y las misiones. De allí que sea conocida como “La Madre de los indios”.

De acuerdo a la biografía que de ella hace el episcopado colombiano, la religiosa practicó, igualmente, la literatura, escribiendo muy castizamente con un estilo comprensible y atractivo. Cultivó también, mientras desarrollaba su carrera pedagógica, la mística profunda y la oración contemplativa.

Ya en 1914 fundó la Congregación de Misioneras de María Auxiliadora y Santa Catalina de Siena. Esta orden es formada por mujeres que se abrieron paso en la selva para catequizar a los indígenas. Trabaja actualmente en 19 países de América, África y Europa

Su autobiografía se conoce como "Historia de la Misericordia de Dios en un alma".

Defensora de los derechos del indígena, símbolo de la mujer fuerte, Madre Laura es considerada ejemplar para la historia religiosa de Colombia. Fundadora de las "Obras de los indios", su método fue el "ser indígena con los indígenas para que todos estén con Cristo".