Sin fast track ley para bacrim y "narcocultivos"

Foto archivo
Son dos de los proyectos clave para el Gobierno presentados para acceder por la vía rápida, pero solo sería posible tramitarlos vía ordinaria. Algunos congresistas creen que el único camino que les queda es retirarlo y volverlo a presentar.

__________

Dos iniciativas que el Gobierno había presentado vía fast track, ahora tendrá que radicarlas por vía ordinaria, ya que los tiempos no alcanzan. Esos proyectos eran el de sometimiento de las bandas criminales, y el de los pequeños cultivadores de coca.

Según los legisladores, tanto del Senado como de la Cámara, ninguno de los dos alcanza a ser tramitado. El representante del Partido de La U, Hernán Penagos, consideró que “esos proyectos a mi modo de ver tendrán que radicarse vía ordinaria, porque el 30 de noviembre se vence el fast track, y a esos no se les ha dado ni siquiera el primer debate ni en la Cámara ni en el Senado”.

Para Penagos no queda más remedio que simplemente volverlos a radicar, por la vía del procedimiento ordinario de la Ley Quinta. Y anotó que no es probable que se amplíe el fast track porque eso sería inconstitucional y no hay manera de hacerlo.

En el mismo sentido se pronunció el congresista del Partido Conservador Heriberto Sanabria, quien anotó que no le queda otro camino sino presentarse vía ordinaria, “si el Congreso tiene la voluntad política y trabaja de domingo a domingo, se pueden sacar los proyectos que hacen falta”.

Pero añadió que efectivamente son temas complejos que despiertan alguna preocupación del Congreso. Pero dijo que no le gustaban para nada esas dos iniciativas porque son temas que significan un retroceso y un debilitamiento en la política anticultivos ilícitos.  

Relajamiento

Para el senador Jaime Amín, esas dos iniciativas no son posibles y lo califica como una nueva ligereza normativa del gobierno del presidente Juan Manuel Santos con los delincuentes, “creo que el país está cada vez más hastiado de ver el relajamiento de las instituciones por cuenta de la debilidad de un gobierno, que solo les responde a las exigencias de los criminales, con las concesiones de todo tipo, como estos dos nuevos proyectos de ley que procuran incorporarse a la normativa colombiana”.

Dijo además que “este gobierno ha atropellado tanto las instituciones y la ley, que haría cualquier cosa que esté a su alcance para seguir triturando el Estado social de derecho, de suerte que tenemos que estar alertas porque la situación que ya de por sí es crítica en cuanto a lo que tiene que ver con las concesiones a los grupos criminales, puede empeorar en mediano y corto plazo”.

El vocero del Partido Liberal, el senador Rodrigo Villalba, anotó que la verdad es que el interés se centra en lo que tiene que ver con la Justicia Especial para la Paz, porque eso es lo que tiene que salir que es la médula de la negociación, “la Justicia Especial de Paz y otros temas que hay y lo que está en el acuerdo interesa mucho más en el Congreso, hay cosas que faltan, como es la innovación agropecuaria y estos dos salieron de último”.

Señaló que es pesimista en los proyectos que ni siquiera se les ha dado el primer debate, porque solo faltan tres semanas, pero incluso anotó que vía ordinaria no lo ve posible debido a que todos los congresistas están en campaña, “lo que fue, fue, lo que salga en este mes sale y se acabó la legislatura”.

Es necesario

El senador del Polo Democrático Iván Cepeda, sostuvo que esos dos proyectos deben salir avante en el Legislativo, “yo espero que sí, el Congreso tiene que cumplir con todas esas normas y todas son importantes, el problema de los pequeños cultivadores de coca en Colombia es un problema social en el campo, frente al cual la única estrategia que tiene el Gobierno es en perseguirlos, es cierto, hay una política de sustitución voluntaria de cultivos, pero es totalmente asimétrica con el proceso de erradicación forzada de esos cultivos, así que es necesario incentivar las vías de integración económica y social, y no la vía de penalización de los cultivadores”.

Frente al sometimiento de las bandas criminales manifestó que se trata de una de las organizaciones más poderosas del crimen organizado que hay en Colombia y que ha ofrecido la posibilidad de acogerse a la Justicia, “así que ambas leyes son fundamentales y el Congreso tiene que cumplir con su deber, pero esas leyes son fundamentales para la paz en Colombia”.

El senador del Partido de La U, Roy Barreras, dijo que “las maniobras dilatorias, los aplazamientos irresponsables, el ausentismo, le hacen un daño enorme a la paz y ponen en riego vidas humanas, pongo dos ejemplos: se debió haber nombrado un ponente para proyecto de ley que permitía la desmovilización colectiva de las bandas criminales, fueron incapaces de nombrar ponente y un representante de Cambio Radical se negó a nombrarlo, con lo cual acabó con esa posibilidad, habrá que imponer con la fuerza del Estado, y seguramente lo vamos a lograr pero costará muchas vidas humana de policías que habrían podido evitarse”.

 

Los que irían por vía ordinaria

Sometimiento de bandas criminales: este hace que un grupo criminal pueda acceder al acogimiento bajo dos posibilidades: Grupos Armados Organizados - GAO o Grupos Delictivos Organizados – GDO.  En los dos casos, las estructuras criminales deben tener unidad de mando, ejercer control en determinado territorio y operaciones militares “sostenidas y concentradas”. Bajo esa dinámica las organizaciones podrán hacer la solicitud de acogimiento total o parcial, lo importante es garantizar el fin de actividades delictivas, la entrega de sus integrantes y desarticular la estructura financiera y logística.

Pequeños cultivadores: se busca fundamentalmente beneficiar a pequeños cultivadores que hayan incurrido en las conductas previstas en el artículo 375 de la Ley 599 de 2000. Está previsto que se beneficien unas 100.000 familias.

Síganos en nuestras redes sociales:

elnuevosiglo en Instagram

@Elnuevosiglo en Twitter

Diario El Nuevo Siglo en Facebook