EN EL RELLENO SANITARIO DOÑA JUANA
Por ola invernal activan el plan de contingencia

Foto archivo
Aguas residuales de 13 barrios dejarán de contaminar las quebradas de San Cristóbal

___________________

Ante la emergencia en que se encuentra la capital del país por los fuertes aguaceros que se prolongarán hasta mediados de diciembre como sucede tradicionalmente, la administración activó el plan de contingencia.

Además de los problemas de encharcamiento e inundaciones, el plan contempla, ante problemas sanitarios que se podrían enfrentar que al interior del relleno sanitario de Doña Juana se realiza mantenimiento y habilitación de vías al interior para manejo de aguas lluvias y control de olores y vectores.

El objetivo es mitigar los riesgos sobre el funcionamiento del Relleno a través de la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp) activó el Plan de Contingencia para la temporada.

El conjunto de acciones propuestas está enfocado en tres aspectos fundamentales: el mantenimiento y habilitación de vías de acceso al frente de disposición, el manejo de aguas lluvias y el control de olores y vectores.

El primer aspecto contempla actividades de mantenimiento vial y la remoción del material saturado en la superficie de las vías, el mantenimiento de cunetas y canales para el manejo de aguas de escorrentía, y la ampliación de la vía para permitir el doble flujo vehicular, que, en caso de ser necesario, también contará con vías alternas de entrada y salida al sitio de disposición final.

Para el manejo de aguas lluvias se estableció la construcción y limpieza de cunetas temporales en vías de acceso y cunetas existentes, así como la ubicación de plataformas con pendientes para evitar la acumulación de aguas lluvias.

El control de olores y vectores tiene como objetivo reducir las condiciones que propicien la aparición, reproducción, proliferación y presencia del vector mosca.

Asimismo se iniciará la disminución de áreas descubiertas, el cubrimiento de los residuos con cal viva, la reducción de la exposición de los residuos a la intemperie y la fumigación con insecticidas larvicidas al interior del Relleno Sanitario y en las zonas aledañas, y la entrega de dispositivos atrapamoscas a la comunidad.

De otro lado, por la construcción del Interceptor La Nutria, ejecutada por el Acueducto de Bogotá, se mejorará la calidad del agua de las quebradas La Nutria, Verejones, Morales y Chiguaza, se disminuirán los malos olores y la presencia de vectores y se mitigará el riesgo de inundaciones.

El gobierno de Enrique Peñalosa, a través del Acueducto de Bogotá, construyó en la parte alta de San Cristóbal la primera fase del Interceptor La Nutria, una red de alcantarillado de aproximadamente 4 kilómetros de largo que con su reciente entrada en funcionamiento recoge cerca de 907 litros por segundo de aguas residuales que antes eran vertidas a las quebradas de esta localidad del sur de la ciudad y deterioraban la calidad de sus aguas.

El interceptor permite transportar una mayor cantidad de agua residual de los 13 barrios aferentes y de los futuros desarrollos que genere el proyecto Santa Teresita El Recreo, que ejecuta la Caja de Vivienda Popular para más de 1.200 familias de escasos recursos.