Entregan restos de desaparecida en Palacio de Justicia

Foto Anadolu
Carmen Cristina Garzón Reyes pertenecía a la guerrilla del M-19 y fue hallada por la Fiscalía en una fosa común de un cementerio al sur de Bogotá
_________________________

Una de las fotos con las que los familiares recuerdan a Carmen Cristina Garzón Reyes muestra una joven sonriente, morena y con un abundante cabello suelto que cae hasta sus hombros. La última vez que su familia la vio con vida fue una semana antes de la toma del Palacio de Justicia, que ocurrió el 6 y 7 de noviembre de 1985.

Garzón fue una de las guerrilleras del M-19 que se tomó el Palacio de Justicia unas siete semanas antes de la navidad de 1985. El episodio es recordado como uno de los más dolorosos de la historia reciente del país.

El 6 de noviembre de 1985, los guerrilleros del M-19 asaltaron el Palacio de Justicia. El Ejército irrumpió tras ellos a cañonazos, provocando entre los dos grupos armados la muerte de 11 magistrados de la Corte Suprema y 65 funcionarios y visitantes. El edificio se incendió y el fuego destruyó todos los archivos allí custodiados.

Muchas personas que lograron salir con vida del Palacio luego desaparecieron sin dejar rastro. En 2014, la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó al Estado colombiano por la desaparición de 11 personas durante la retoma del Palacio de Justicia.

“Los sospechosos (de ser miembros del M-19) eran separados de los demás rehenes, conducidos a instituciones militares, en algunos casos torturados y/o desaparecidos”, dijo la Corte cuando emitió la condena.

Carmen Cristina Garzón Reyes estuvo entre los desaparecidos de la retoma, a sangre y fuego, del Palacio de Justicia.

Además de insurgente, Cristina era veterinaria, esposa de Armando Martínez y madre de Luisa Violeta Martínez Garzón, quien hoy tiene 35 años.

Violeta y Armando fueron parte del grupo de familiares y amigos que recibieron este viernes los restos de Cristina Garzón, hallados por la Fiscalía General de la Nación en una fosa común de un cementerio del sur de Bogotá.

La entrega de los restos se realizó en la ciudad de Ibagué. Familiares, amigos y conocidos, así como personas que ayudaron a esclarecer la desaparición de Cristina, participaron en actos culturales, rememoraron la vida de Garzón y reclamaron que se haga justicia.

El fiscal encargado del caso destacó el trabajo de Violeta como investigadora de la desaparición de su madre y aseguró que su búsqueda, solitaria y silenciosa, abrió otras investigaciones que permitieron encontrar a cinco desaparecidos del Palacio.

Al evento también asistieron Alba Luz Garzón Reyes, hermana de Carmen Cristina; Anahí Urán, hija del desaparecido magistrado Carlos Horacio Urán; Claudia Castiblanco, hija de Ana Rosa Castiblanco (empleada de la cafetería del Palacio, quien también fue desparecida); Rosa Milena Cárdenas, hija de Luz Mary Portela (auxiliar de la cafetería del Palacio); y Sandra Beltrán, hermana de Bernardo Beltrán (mesero de la cafetería). Los familiares de magistrados, de los trabajadores de la cafetería y de los guerrilleros del M-19 hoy trabajan juntos buscando la verdad.

Aunque las investigaciones sobre el Palacio de Justicia ya han esclarecido el paradero de algunas víctimas, todavía falta información para entender quiénes fueron los autores de los asesinatos.

La Comisión de la Verdad de los hechos del Palacio de Justicia señala al entonces ministro de Defensa, general Miguel Vega Uribe; el comandante del Ejército, general Rafael Samudio Molina; el comandante de la Brigada XIII del Ejército, general (r) Jesús Armando Arias Cabrales (hoy condenado a 35 años de prisión); y el comandante del B-2, coronel (r) Edilberto Sánchez Rubiano (condenado a 40 años) como parte de un grupo responsable de la desaparición forzada en los hechos del Palacio.

Los familiares tienen la esperanza de que, con la nueva ilusión de paz y verdad que vive Colombia, los hechos salgan a la luz y se haga justicia, 32 años después.