RIESGO
Descuadre fiscal desvela a calificadoras

Foto Invías
A pesar de que algunas firmas como Fitch mantuvieron la calificación a la deuda soberana, todavía se mantienen atentas de cómo el Gobierno, en una época prelectoral, va a disminuir el hueco en las finanzas que está cercano al 3,8%. Mientras tanto el Gobierno se mantiene optimista.

__________________

Las agencias de calificación han expresado su preocupación con los desafíos fiscales de Colombia. Moody's señaló que el objetivo de déficit fiscal colombiano de 2018 "parece difícil de alcanzar dado el continuo lento crecimiento, la confianza empresarial débil y la incertidumbre de cara a las elecciones del año próximo".

La agencia de calificación también predijo que "dada una estructura de gasto relativamente rígida, mayores presiones de gasto relacionadas con el acuerdo de paz y desafíos en el lanzamiento de nuevas reformas fiscales, el Gobierno se verá obligado a reducir el gasto de inversión para evitar un deterioro de las cuentas fiscales”.

"Moody's actualmente otorga a Colombia una calificación Baa2 (perspectiva estable). Mientras tanto, S&P evaluará los datos económicos adicionales antes de determinar la calificación crediticia de Colombia a fines de año. La agencia declaró que la trayectoria fiscal de este año tendrá que cambiar si el país quiere mantener su calificación BBB (perspectiva negativa)”.

Para el analista del Bancolombia, Daniel Velandia, “esperamos que las agencias calificadoras den el beneficio de la duda en los próximos trimestres, considerando que la reducción proyectada del déficit fiscal del Gobierno Central en 0.9% del PIB en 2017-18, de lograrse, sería positiva bajo el escenario actual de bajo crecimiento mientras que permitiría la estabilización de la deuda. Adicionalmente, creemos que el debate alrededor de las propuestas sobre el gasto público que serán entregadas en dic-17 por la Comisión de expertos que fue creada por la reforma tributaria será clave para la senda futura de las cuentas fiscales y, por ende, para la calificación”.

Metas

Indica que “creemos que la probabilidad de lograr las metas fiscales en 2017-18 es relativamente alta con el gasto siendo la variable de ajuste. En efecto, el presupuesto presentado para 2018 contiene un recorte en la inversión de 0.6% del PIB, lo que consideramos lograble dada la usual moderación del gasto público en un año electoral. Dicho esto, los riesgos sobre la consolidación fiscal en el largo plazo son considerables, puesto que se mantiene la incertidumbre sobre la actividad económica y los precios del petróleo, mientras que los supuestos incorporados en el Marco Fiscal de Mediano Plazo de dichas variables lucen optimistas. A su vez, se requieren recortes adicionales sobre el gasto de 0.8% del PIB en 2019-2022 para alcanzar las metas fiscales”.

Fitch reafirmó recientemente la calificación BBB (estable) de Colombia, pero la agencia destacó que las medidas de la deuda de Colombia se comparan desfavorablemente con las de sus países pares y sugirió que sería un desafío para Colombia alcanzar una mayor reducción del déficit conforme estipulado en la regla del balance estructural (insinuando la necesidad de otra reforma tributaria). Creemos que con la falta de una consolidación fiscal significativa (a pesar de los impuestos más altos), junto con un ajuste más lento de los desequilibrios externos y un crecimiento débil, las probabilidades de una rebaja en la calificación crediticia no son pequeñas.

Presupuesto

El Congreso aprobó el presupuesto de 2018, pero la dinámica fiscal sigue representando un desafío. El presupuesto del próximo año se fijó en 235,6 billones de pesos (alrededor de 80.000 millones de dólares), sin cambios en relación a la propuesta original de la administración. Sin embargo, el gasto de inversión se elevó a 40 billones de pesos (desde 34 billones inicialmente). Con las elecciones legislativas y presidenciales el próximo año, los legisladores preferirían aplazar los recortes de inversiones políticamente sensibles. El Gobierno tiene como meta un déficit fiscal de 3,1% en 2018, por debajo del déficit de 3,6% esperado este año. Sin embargo, alcanzar los objetivos fiscales resultaría desafiante, dados los supuestos de crecimiento de 2% este año y de 3,0% en 2018. Por lo tanto, el debate sobre si flexibilizar la regla fiscal o aprobar una nueva reforma tributaria podría ser intenso.

Asimismo, el apetito por papeles de renta fija por parte de inversionistas extranjeros se moderó en octubre. En este mes, los bancos comerciales fueron los principales compradores con 2,6 billones de pesos, ocupando el tercer lugar en el total de tenedores. Por su parte, los fondos de capital extranjero compraron 236 mil millones de pesos, cifra inferior a los 441 mil millones adquiridos en septiembre. Sin embargo, este grupo de tenedores mantiene su participación de 26% sobre el total, superado únicamente por los fondos de pensiones que cuentan con una participación de 27% sobre el total de la deuda pública. En el mes de noviembre el Ministerio de Hacienda realizó una redención anticipada de títulos que vencían en 2018, por un monto de 1,5 billones de pesos. De esta manera y sumado a las redenciones y anticipadas y canjes anteriores, se reduce el monto de amortización vigente a octubre de 2018 a 3,4 billones de pesos, de un saldo inicial de 9,7 billones de pesos.

La calificadora Fitch Ratings destacó el compromiso de las autoridades colombianas por cumplir con la meta del déficit fiscal de 3,6% para este año y de 3,1% para 2018. Por ello mantuvo la calificación de largo plazo en moneda extranjera y local de la Nación en BBB, con una perspectiva estable, según reveló el Ministerio de Hacienda en un comunicado.

Reforma

La firma resaltó la reforma tributaria que ha ayudado a mejorar los ingresos. “La decisión de ratificar la calificación de la Nación es consecuencia de la respuesta que ha tenido el país para ajustarse a la fuerte caída de los precios del petróleo, la recuperación en lo corrido del año de la cuenta corriente gracias al aumento de las exportaciones no tradicionales y la estabilización de la inflación en 3,97 %”.

De acuerdo con el presidente Juan Manuel Santos, la calificación de la economía colombiana por parte de Fitch Ratings es un espaldarazo a Colombia y un reconocimiento de que ha hecho lo correcto, declaró este viernes el presidente Juan Manuel Santos.

“Lo que hemos hecho es lo correcto. Eso lo están ratificando las calificadoras de riesgo y lo que hizo Fitch ayer es exactamente eso, un espaldarazo a lo que hemos venido haciendo”, sostuvo.

Indicó que Colombia sufrió “el choque externo tal vez más duro que hemos tenido”, desde la Guerra de los Mil Días y desde la Gran Depresión de los años 30.

“Y lo hemos manejado de forma tal que no hemos dejado de crecer, no hemos dejado de generar empleo y no hemos dejado de proteger a las poblaciones más vulnerables”, señaló el presidente Santos y agregó que “es algo que las entidades multilaterales y las calificadoras de riesgo elogian”.

Síganos en nuestras redes sociales:

elnuevosiglo en Instagram

@Elnuevosiglo en Twitter

Diario El Nuevo Siglo en Facebook