INFORME DE S&P
Colombia, al filo de las economías frágiles

Foto Registraduría
Turquía, Argentina, Pakistán, Egipto y Catar son los cinco nuevos países vulnerables. La calificadora de riesgo sostiene que hay situaciones internas y externas que afectan estos mercados y otros están en fila. 

_______________

La agencia de calificación Standard & Poor’s, S&P, publicó un nuevo informe en el que habla de las cinco economías "más frágiles" que se pueden ver afectadas si las tensiones políticas aumentan. "Los cinco nuevos frágiles" son Turquía, Argentina, Pakistán, Egipto y Catar.

Por otro lado, según la agencia, Tailandia, China, Rusia, Arabia Saudí y Malasia son los más resistentes a las situaciones tensas.

De esta manera, S&P señala que en 2013 cuando la Reserva Federal indicó que podría retirar el programa de flexibilización cuantitativa, los mercados de capital reaccionaron con "miedo". En ese momento, los cinco frágiles eran Brasil, India, Indonesia, Sudáfrica y Turquía. "Los cinco mostraron déficits de cuenta corriente considerable y demostraron que la tasa de ahorro nacional era insuficiente para cubrir la inversión", señalan en el comunicado.

Cuatro años después, las condiciones monetarias siguen siendo acomodaticias y, para algunos el entorno de financiación es ahora el más benigno en la memoria viva.

Sin embargo, "la amenaza del ajuste monetario ahora es más concreta que antes", añaden en la nota. Así, recuerdan que la FED ha comenzado a subir los tipos y también lo ha hecho el Banco de Inglaterra, mientras que el Banco Central Europeo ha delineado su propio plan de disminución gradual de loa estímulos económicos.

Turquía, miembro original de las cinco economías frágiles, es el único soberano que siempre está entre los más vulnerables, independientemente de la variable elegida. "Para determinar los finalistas, calculamos el número de veces que aparece un soberano en los cinco más frágiles, menos la cantidad de veces que aparece entre los cinco más resistentes. Con esa base, Argentina, Pakistán, Egipto y Catar se unieron a Turquía para completar 'los cinco más frágiles'", explican.

Las economías que se han estudiado han sido Argentina, Brasil, China, Colombia, Egipto, Hungría, India, Indonesia, Malasia, México, Pakistán, Filipinas, Polonia, Qatar, Rusia, Arabia Saudita, Sudáfrica, Tailandia, Turquía y Venezuela.

Entre las causas para ser calificadas de esta forma, se tienen en cuenta aspectos como tasas de crédito ultrabajas y agresivos programas de alivio cuantitativo, la normalización de la política monetaria en el mundo desarrollado amenaza principalmente a cinco economías emergentes.

En el caso de Catar, el analista de S&P Moritz Kraemer, reconoció que las altas reservas del país podrían afianzar su posición. “Si se excluye a Catar de ese grupo, Colombia tomaría su lugar”.

 

Año político

Luis Ramírez, analista del mercado de capitales dijo que hay que observar la situación con detenimiento. Sostuvo que la forma como se lleva a cabo la campaña política no es la mejor y podría dar al traste con muchos de los objetivos que el país tiene trazados.

Para el experto, estar en la fila para entrar a la categoría de economía frágil no es nada bueno, “eso nos pone en observación de las calificadoras de riesgo, y Standard & Poor’s es una de las que mayor influencia tiene entre los inversionistas del mundo”.

El año político es delicado y por ello hay que tratar con pinzas lo que suceda en esta etapa que finaliza hacia junio de 2018, cuando se haya elegido al nuevo presidente de la República, que quiera quien sea deberá afrontar la situación que se origine por los enfrentamientos ideológicos.

Dijo que hasta el momento, la calificadora ha mantenido al país con calificación BBB que corresponde a dos escalones por encima del llamado grado de inversión y las únicas modificaciones que ha realizado son la de la perspectiva hasta “negativa” en 2016 y luego nuevamente a “estable” tras la aprobación de la reforma tributaria.

 

Riesgo Medio

Según el Centro de Estudios Latinoamericanos, Cesla, las cifras oficiales revelan que la economía registró, durante el segundo trimestre del año, un crecimiento del 1,3% a consecuencia de la caída registrada por la actividad de explotación de minas y canteras -6,0%, seguida de la industria manufacturera -3,3%; ambos descensos arrastraron el alza favorable observado en la agricultura, ganadería y pesca 4,4%, así como la evolución favorable de establecimientos financieros, seguros y actividades inmobiliarias 3,9% y servicios sociales 3,0%.

En todo caso, el resultado trimestral mantiene la tendencia desfavorable del trimestre anterior y destaca por ser de los más bajos que ha experimentado la economía colombiana, ensombreciendo una vez más las expectativas de recuperación del año 2017.

Para Cesla, luego de los análisis el riesgo que tiene Colombia en estos momentos en varias de las actividades económicas es medio.

Inestabilidad Cambiaria: Media. En últimas jornadas el mercado cambiario ha mostrado tendencia a la baja y la moneda norteamericana se ha negociado cerca de los $3.000 por dólar. No obstante, las noticias que llegan de la Reserva Federal de EU pudieran generar fluctuaciones inesperadas al alza, por lo que se prevé que a finales de año la moneda americana supere los $3.100 por dólar.

Riesgo soberano: Medio. A pesar de que los indicadores que miden el riesgo se mantienen estables, las agencias de calificación han emitido sus alertas al elevarse la preocupación de incumplimiento de la Regla Fiscal, ya que el país andino no logra disminuir su gasto y el entorno global actual diluye los efectos de la Reforma Tributaria.

Riesgo de Financiación del Sector Público: Medio. Está claro que la debilitada economía colombiana continúa intentado ser dinamizada a través de la expansión del gasto público, en consecuencia, las necesidades de financiación podrían superar sus previsiones iniciales. En el corto plazo son menores los problemas gracias a la disponibilidad de recursos cuya fuente es externa.

Riesgo socio-político: Alto. A casi un año de la firma del acuerdo, el país andino avanza en su proceso de implementación de medidas hacia la paz. Sin embargo, los retos no se presentan nada fáciles, especialmente, en aquellos aspectos que implican la participación política de ex guerrilleros. Mientras tanto, el presidente Santos no sale bien en las encuestas y son pocos los integrantes de su tren ministerial que aprueban.

 

Síganos en nuestras redes sociales:

elnuevosiglo en Instagram

@Elnuevosiglo en Twitter

Diario El Nuevo Siglo en Facebook