Off the record

Foto archivo El Nuevo Siglo

Un sector del Partido Liberal se encuentra bastante incómodo con  las restricciones que se pusieron a las precandidaturas de los senadores Viviane Morales, Juan Manuel Galán y -el martes pasado- Sofía Gaviria. Según un dirigente de la colectividad,  más allá de que se esté o no de acuerdo con el documento programático que se le están haciendo firmar a los precandidatos sobre el apoyo al proceso de paz, las libertades y derecho de los minorías y otros temas, el partido está poniendo en peligro tres curules seguras que, en caso de no lograrlas, le significarían a la colectividad una pérdida bastante sustancial en unos comicios que se avizoran muy competidos. De allí que se esté urgiendo a la directiva roja que maneje con suma cautela la situación  de estos tres senadores.

Una preocupación verde

En la alianza Verde cada día son más las voces que consideran que no se puede arriesgar el potencial electoral, sobre todo la franja de voto de opinión, en peleas que no le son rentables políticamente a la colectividad.  “… No todas las peleas se pueden dar, no podemos meternos en todos los debates ni estar en primera fila en todas las polémicas… Mientras otros precandidatos y candidatos andan dándole vueltas al país recogiendo firmas y haciendo campaña, nosotros tenemos que dividir el tiempo entre el Congreso y la actividad proselitista… Estamos en campaña y debemos entenderlo así: hay que cumplir con las labores parlamentarias pero sacar tiempo para buscar los votos”, dijo un dirigente verde frente a la gran cantidad de debates que tienen agendados Claudia López y Jorge Enrique Robledo, senadores y precandidatos.

¿Para qué partido será Vivienda?

La salida de Cambio Radical del Gobierno abrió de inmediato un nuevo capítulo de gabinetología respecto a cuál partido se quedará con la cartera de Vivienda, de las que salió Jaime Pumarejo. Para algunos analistas este ministerio recaería en La U, toda vez que ese partido sigue insistiendo en que tiene una representación deficiente en el gabinete. A ello se suma que los conservadores ya tienen tres cuotas y no es muy probable que les aumenten una más. Aunque a los liberales les gustaría mucho que les dieran este Ministerio, en las toldas de La U se afirma que la colectividad roja es la mejor representada hoy en el gabinete y no tendría por qué recibir un premio adicional.

No servirá de vitrina electoral

Pero no fueron las únicas hipótesis que se generaron alrededor del cambio ministerial. Por ejemplo, un veterano congresista le dijo a un periodista de EL NUEVO SIGLO que si La U o los liberales aspiran a ganar vitrina política y apoyo electoral asumiendo la cartera de Vivienda, podrían quedarse “con los crespos hechos”. Esto porque estamos a escasas cuatro semanas del arranque de la Ley de Garantías Electorales, que partir del 11 de noviembre restringirá cualquier posibilidad de inaugurar obras viales, entregar casas gratis, hacer movimientos presupuestales y de nóminas. Incluso todo el Gobierno tendrá encima a la Procuraduría para evitar que los recursos y acciones oficiales se utilicen con fines electorales.

Un empujón a Peñalosa  

La escogencia de Enrique Peñalosa en el puesto 25 entre los cien mejores urbanistas de todo el mundo no le cayó nada bien a los promotores de la revocatoria del mandato del alcalde capitalino. Según uno de los líderes de la campaña para sacar al mandatario, esa selección se hace entre urbanistas que tiene el mismo pensamiento de Peñalosa en torno a desarrollos de infraestructura vial, de vivienda y de política de espacio público. Lo que sí es cierto es que a Peñalosa esta distinción le cae como anillo al dedo en momentos en que avanza el proceso en la Contraloría Distrital respecto al por qué se cambiaron los diseños de un metro subterráneo a un metro elevado para la capital del país.

 

Síganos en nuestras redes sociales:

@Elnuevosiglo en Twitter

@diarionuevosiglo en Facebook

Periódico El Nuevo Siglo en Linkedin