POR “PONER EN RIESGO DERECHOS DE LOS MÁS DESFAVORECIDOS”
Juez envía a La Picota a Marcelo Torres, exalcalde de Magangué

Foto youtube

A prisión fue enviado Marcelo Torres Benavides, exalcalde de Magangué, Bolívar, entre 2012 y 2015, por el juez Segundo Promiscuo Municipal de ese municipio y se ordenó su traslado a Bogotá para que sea recluido en el Pabellón Especial para Servidores Públicos de la Cárcel Nacional La Picota.

Durante la diligencia de control de garantías fue respaldada la imputación hecha por la Fiscalía contra el exmandatario municipal por los delitos de peculado por apropiación, contrato sin cumplimiento de los requisitos legales y falsedad ideológica en documento público.

De acuerdo a las evidencias presentadas por la Fiscalía, Torres Benavides habría suscrito irregularmente en 2015, un convenio para la atención alimentaria de infantes entre los cero y cinco años de edad, y de apoyo a las madres gestantes. El contrato que sería respaldado con dineros de regalías aparentemente no tuvo en cuenta las obligaciones que fija la ley para este tipo de programas.

El juez lo entendió de la misma manera y señaló que más allá de “… que el marco jurídico para aquel tipo de contratación, no fue el adecuado”, se estaría ante una apropiación de recursos y un detrimento patrimonial, a través de un convenio con el que el alcalde de Magangué “no promovió los derechos de los más desfavorecidos”.

En la intervención, el juez también censuró a la pasada administración por pagar la totalidad del contrato sin que se hubieran cumplido con lo dispuesto en el mismo, y señaló: “de nada sirven la políticas sociales del gobierno cuando en su ejecución no se cumplen los requisitos legales”.

Jorge Enrique Prasca, interventor del convenio y capturado el 3 de octubre del presente año junto a Marcelo Torres Benavides, recibió medida de aseguramiento en centro carcelario, pero permanecerá en su domicilio hasta que un médico establezca si puede ir a prisión ante una enfermedad que lo aqueja. La Fiscalía también le imputó cargos, los cuales fueron avalados por el juez Segundo Promiscuo Municipal de Magangué.

Presuntas anomalías

Algunas de las irregularidades en las que habría incurrido la Alcaldía de Magangué al suscribir un convenio con la cooperativa Coomsalud, el 25 de septiembre de 2015, para la implementación de un plan nutricional a la primera infancia del municipio y atención de madres gestantes, son:

Incumplimientos a la ley 1283 de 2009 y varios actos administrativos expedidos por el Gobierno Nacional, que regulan los programas financiados con regalías, debido a que no se suscribió el convenio a través del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), fue otorgado de manera directa a la cooperativa Coomsalud.

Tampoco existió un diagnóstico de seguridad alimentaria y nutricional de la población infantil de nivel 1 y 2 del Sisben, tampoco hubo un listado priorizado de las madres gestantes a atender; no fue articulado el programa con los planes territoriales de salud ni se tuvieron en cuenta las directrices del Plan Nacional de Salud Pública; el contratista recibió $924.000.340, los cuales fueron pagados en tres desembolsos. El primero por $300.000.000, el 16 octubre de 2015, el segundo por $162.000.000, el 19 de octubre y el tercero: $462.000.170, hecho el 31 de diciembre de 2015, el último día de mandato de Marcelo Torres, sin que presuntamente el convenio hubiera sido ejecutado ni liquidado.

Además no se atendieron las observaciones jurídicas hechas al convenio por ausencia de firmas en los estudios previos, falta  de comunicación y aprobación de varios procedimientos, entre otras falencias.

“Durante la revisión de la documentación que soporta el convenio entre la Alcaldía de Magangué y la cooperativa Coomsalud, fueron encontradas hojas de vida de profesionales que presuntamente cumplieron actividades como nutricionistas, administradores, economistas y fisioterapeutas, quienes en entrevistas con la Fiscalía manifestaron que nunca prestaron sus servicios para dicho convenio”, indicó la Fiscalía.

El acuerdo contemplaba la construcción de una sala de apoyo para la lactancia materna y adecuación de espacios en el Hospital La Divina Misericordia de Magangué, pero las obras no se realizaron.