#CONLAFEINTACTA
¡NOS VAMOS A RUSIA!

Foto Xinhua
La tricolor hizo la tarea al empatar 1-1 con Perú, con gol de James y terminar cuarto con 27 puntos

_______________

La tarea está hecha. Colombia clasificó directamente al Mundial de Rusia 2018, sobreponiéndose al trago amargo que vivió cinco días atrás en Barranquilla y que generó inquietudes y hasta dudas, las cuales se disiparon ayer con un trabajo casi perfecto, mientras que su rival, Perú, tendrá que seguir su andanza en busca del cupo en el repechaje.

El planteamiento del técnico José Pekerman, quien sorprendió con Duván Zapata como compañero del Tigre Falcao en el ataque, esta vez no dio pie a reparos porque logró hacer un equipo compacto, que no le dio espacios a su rival y trabajó en la búsqueda del gol, que llegó al minuto 59, a través de James Rodríguez.

Tal vez el único error que se cometió en los 90 minutos fue el descuido, o el despiste en el cobro de un tiro libre indirecto por parte de Paolo Guerrero, quien engañó a David Ospina y lo obligó a tapar un balón que podía haber dejado pasar y que finalmente terminó empujando dentro de las redes y el árbitro Sandro Ricci terminó cobrando, pese al reclamo inicial de la visita, cuando transcurría el minuto 75.

Esta vez los laterales se fueron alternadamente al ataque, lo hicieron con criterio y regresan a cumplir su tarea esencial que es marcar y por ello aunque Arias no brilló, realizó un trabajo silencioso pero eficiente y eficaz, mientras que Fabra fue una de las figuras del cotejo y demostró sus progresos en la recuperación del balón y experiencia en los cierres.

Y qué decir de los centrales. Dávinson Sánchez y Oscar Murillo nunca habían jugado juntos, pero pareció como si lo hubieran hecho y anularon a Paolo Guerrero, mientras que en el sector medular Sánchez volvió a rendir y Abel Aguilar le dio la razón una vez más al técnico Pekerman con su liderazgo y gran trabajo en la recuperación de balones y en los cierres.

Otro que recuperó la memoria futbolística fue Juan Guillermo Cuadrado, quien no solo intentó desequilibrar, sino que mantuvo ocupado al lateral de su costado y cuando fue necesario contribuyó en la marca, se sacrificó, corrió y aportó.

Caso curioso fue el de James Rodríguez, quien no estuvo fino en los pases, pero cumplió la tarea que le encomendaron, hizo el gol y se apuntó un par de remates más que inquietaron al portero Gallese del Perú.

Pero tal vez la zona que mejor cumplió fue la ofensiva en donde Duván Zapata sí que le dio la razón a Pekerman con su desborde, su movilidad, potencia y hasta participó de la jugada que terminó con el gol de James.

Fue tan valioso su aporte que cuando salió para dar paso a Wilmar Barrios, Colombia se descompensó y la defensa de Perú se adelantó. Fueron cinco o más minutos en los que no se vio tan compacta a Colombia.

También Falcao García mostró su talante no solo en su función de delantero y aunque no marcó, fue determinante en la acción del gol y luchó todo el tiempo, amén de que mantuvo ocupados, junto a Zapata, a los zagueros contrarios.

Colombia se vio sólida, planteando marca y desactivando el juego del anfitrión. Puso sus condiciones y anuló el mediocampo de un Perú que nunca se vio cómodo y que poco o nada pudo hacer para inquietar al portero Ospina.

“Fue un partido duro. Perú ha mejorado mucho en los últimos años. Es justo que estén en el quinto puesto y es justo que estén en Rusia y vayan a un Mundial”, dijo el volante del Bayern Múnich.

Sin espacios

En un juego trabado durante todo el primer tiempo, Perú se mostró errático, como contenido por una camisa de fuerza. Dueño de su patio, quiso armar juego desde el fondo y avanzar como un rodillo sobre el gramado, para finalizar la jugada con Paolo Guerrero. Pero Colombia lo tenía todo estudiado: planteó una buena marca que desactivó la estructura peruana, que se complicó en varias ocasiones.

“Por la manera de jugar de los dos equipos, siempre han salido buenos partidos, con resultados ajustados y el nivel de juego muy bueno”, había dicho Pekerman.

Ambos abrieron la cancha al máximo buscando juego. Colombia aprovechó con cautela y volvió rápidamente a su terreno para protegerse. Perú pasó a jugar con centros largos e imprecisos, sin la aduana del mediocampo.

Los incas intentaron sin éxito entrar por la banda derecha, con un André Carrillo que desperdiciaba bolas y un Edison Flores que no se hallaba en el gramado. La dupla flamenguista Miguel Trauco-Paolo Guerrero avisó a los 22 minutos con un cabezazo del ‘Depredador’.

Colombia, por su parte, avanzó cautelosa y puso las condiciones. La complicidad entre James, Juan Guillermo Cuadrado y Radamel Falcao se hacía evidente. La visita trataba mejor al balón, con menos protagonismo pero con más efectividad.

Los últimos minutos fueron de complicidad porque el marcador les favorecía y Perú se dedicó a tener el balón en su campo y Colombia a esperarlo. Era simple, las matemáticas se confabularon y el resultado le servía a los dos. Una noche, dos ganadores. Porque para Perú, ya estar sintiendo el frío de Rusia, ya es un triunfo.

Sin embargo, queda la sensación de que el seleccionado nacional mereció no padecer la angustia de ir a Lima a buscar un resultado, sino que debió llegar a Lima con el tique rumbo a Rusia 2018, ya en el bolsillo.

Quedan algunas inquietudes, como la necesidad de tener un arquero de recambio, pero la tranquilidad, justamente, de que hay posiciones en las que se ha ido renovando y que el roce internacional que tienen los jugadores les permitirá ir al Mundial con la esperanza de hacer, por lo menos, lo que se realizó en Brasil 2014.

¡¡¡VAMOS A RUSIA!!!

Síganos en nuestras redes sociales:

@Elnuevosiglo en Twitter

@diarionuevosiglo en Facebook

Periódico El Nuevo Siglo en Linkedin