Tres exposiciones de talento joven nacional se toman El Museo

Foto cortesía

Pintura en tres dimensiones, escultura y una nueva visión sobre la geodesia es lo que se podrá apreciar con los trabajos de la barranquillera Vicky Newman, el bogotano Sebastián Dávila y el paisa Edwin Monsalve desde mañana en la galería El museo de Bogotá-

Las dos primeras estarán en la sala principal bajo los títulos y la tercera en la Sala de Proyectos.

Doméstico alterado es el título de la obra de Neumann, quien por primera vez sale de la pintura para abordar el objeto en sus tres dimensiones. Por medio de la destrucción y la reconstrucción, la artista se apropia de algunas obras clásicas de la historia del arte como los Cartones de Goya (1775-1792) y la Virgen con el niño, tema recurrente del arte cristiano, y las interviene mediante el uso del collage, la puntada como trazo, la fotografía y los residuos de pintura que el azar reúne, generando así distintas versiones de la misma imagen, como si se tratase de una escena en movimiento.
En cuanto al objeto, Neumann toma como punto de partida la porcelana, pieza icónica de decoración en el siglo pasado, para después añadir porcelana fría y ensamblarla a una serie de desechos de otros elementos de uso doméstico, tanto de carácter utilitario como tecnológico e infantil

Por su parte Dávila bautizó su obra “Monólogos”.  Sus esculturas son maquetas  de un espacio pensado en otra dimensión, su dimensión. Eso es lo que  presenta cada obra, y lo que asombra en ellas, es que invitan al espectador a imaginarse dentro, experimentando las tensiones que surgen de los materiales, las sillas, las escaleras y las fundiciones de concreto que plantean interrogantes cuya respuesta permanece como una incógnita que cada observador resolverá de acuerdo con su imaginación.
 El papel de las sillas es fundamental, no sólo porque representan al habitante sino porque confieren escala a este micro-universo y, precisamente, esta capacidad para manejar escala, proporción, medida y geometría, nos lleva a rastrear la formación de arquitecto que tiene el artista.

Finalmente está Monsalve con Geodesia, donde propone una reflexión sobre las nociones de belleza y representación. Por esta razón, cuando re presenta la naturaleza le hace un quiebre a su configuración tradicional, pues activa asociaciones que superan la forma mimética, dando paso incluso a la desaparición de la forma, al dejar apenas, en algunos de los casos, una presencia invisible.
La realidad y la ficción como técnica, la ciencia y la naturaleza como método, y actualmente la ecología, la economía, la política y el poder como presencia activa y espacio de discusión, se han convertido en temas relevantes en los que la materia y su significante han tomado aún más relevancia al asociarse con problemáticas locales y globales.
La Geodesia (geo-tierra y desia-dividir) comparte su origen con la geometría y fue pensada con el objetivo de levantar y dividir la tierra. Por lo tanto aquí funciona como una metáfora que representa la exploración y transformación del paisaje. Es así como este proyecto explora la idea de territorio como aquél que se secciona, se divide, se reparte y se desmantela, acciones que llevan consigo actos implícitos de poder que a su vez inciden directa o indirectamente en ámbitos como el ecológico, el económico y el político.