Off the record

Foto Xinhua

A cinco días de que comience el cese el fuego bilateral y temporal entre el Gobierno y la guerrilla del Eln, hay preocupación en varias regiones en donde opera esa organización ilegal porque aún no se conocen los protocolos que regirán esa tregua y cómo se realizará la respectiva verificación. Se sabe que en Quito las delegaciones de lado y lado trabajan a marchas forzadas y que si bien ya tienen acuerdos parciales sobre algunos temas logísticos y procedimentales, poco se avanzó sobre los temas más gruesos, por lo menos hasta el viernes pasado. El problema es que en los departamentos se estaba esperando esos protocolos para socializarlos y que la opinión pública sepa a qué atenerse una vez comience el cese el fuego.

La fiesta que se aguó…

Mañana se celebra el primer año de la firma, en Cartagena, del acuerdo de paz entre el Gobierno y las Farc. Como se recuerda, el acto se llevó a cabo apenas días antes de la votación del plebiscito refrendatorio del pacto. Ese 26 de septiembre, en el marco histórico cartagenero y con la presencia de varios presidentes y altas personalidades internacionales como el secretario general de la ONU y también de la OEA, así como de los presidentes de otros entes multilaterales, todo apuntaba a que el acuerdo sería aprobado mayoritariamente. Incluso los encuestadores diferían sobre por cuántos puntos ganaría el Sí. Seis días después todo ese armazón se vino abajo y el No ganó apretadamente.

Peros a segunda vuelta en Bogotá

Si bien es cierto que la Comisión Primera de la Cámara de Representantes aprobó unánimemente esta semana, en primer debate, el proyecto de Acto Legislativo que establece la segunda vuelta para la elección de Alcalde Mayor de Bogotá, varios congresistas consideran que esa iniciativa difícilmente llegará a convertirse en reforma constitucional. Los defensores de la iniciativa sostienen que la doble vuelta electoral permitirá una mayor gobernabilidad y apoyo político al burgomaestre que resulte electo, mientras que sus detractores consideran que no sólo por costos (la logística de una elección en la capital del país puede costar más de 50 mil millones de pesos), sino porque hay diferencias sustantivas entre unos comicios presidenciales y los de alcalde, por más que se trate de la capital del país. “… En Bogotá parece que todo necesitará doble dosis… Tiempo atrás era la tal vicealcaldía y ahora es la doble vuelta…”, precisó un parlamentario.

¿Será que ahora sí Iragorri?

En La U esperan que hoy Aurelio Iragorri aterrice ya como su nuevo timonel y entre a encargarse directamente de la organización de todo el congreso partidista, fijado para la tercera semana de octubre. Todo hace indicar que su primera tarea sería hablar con todos y cada uno de los congresistas, tanto senadores como Representantes a la Cámara, para establecer no sólo el ambiente frente a su llegada sino su poder de convocatoria. Y también se sabe que los parlamentarios le tienen a Iragorri una pregunta central antes de entrar a definir los temas del futuro partidista: ¿Qué instrucciones precisas le dio el presidente Santos sobre su tarea al frente de La U?

¿Buena o mala espalda presidencial?

En los corrillos periodísticos de Barranquilla queda tiempo para todo. Por ejemplo, cuando se agota la cuenta regresiva para el partido del próximo 5 de octubre, entre las selecciones de Colombia y Paraguay, en el estadio Metropolitano, algunos reporteros deportivos han realizado una curiosa investigación en torno a cómo le ha ido al combinado patrio jugando de local y con la presencia en las tribunas del presidente Juan Manuel Santos y cuáles han sido los resultados cuando el Jefe de Estado no viaja a la arenosa a acompañar a la selección. “… Santos no tiene tan mala espalda pero tampoco la mejor”, dijo uno de los periodistas.