ACTIVAN PROTOCOLOS DE BÚSQUEDA
Eln "dispara" secuestros: van siete en 6 días

archivo

El Ejército Nacional informó ayer que tres soldados vestidos de civil fueron secuestrados el pasado miércoles en el departamento de Arauca por el Eln, que se suman a los tres policías y un militar que plagiaron el viernes anterior en el Chocó.

¿Qué pretende esta guerrilla con estos hechos, que se producen precisamente cuando el presidente Duque anunció que se darán 30 días para evaluar el proceso de conversaciones que durante diecisiete meses se adelantaron con el anterior gobierno?

“En hechos que son materia de investigación, se presentó el secuestro de tres soldados regulares, SLR Orlando Yair Vega Díaz, SLR Juan Pablo Rojas Ovando, SLR Eduardo Caro Bañol, orgánicos del Grupo de Caballería Mecanizado no 18 General Gabriel Reveíz Pizarro, quienes se encontraban de permiso, vistiendo prendas de civil y sin armamento, movilizándose en un vehículo de transporte público hacia el municipio de Tame, Arauca”, explicó el Ejército en un comunicado.

Añadió la institución castrense que los hechos se presentaron siendo aproximadamente las 12:30 del mediodía en la vereda Agua Viva, zona rural del municipio de Fortul, cuando fueron interceptados y obligados a descender del vehículo por parte de dos sujetos que se movilizaban en una motocicleta portando armas cortas, “quienes al parecer serían integrantes del Frente Domingo Laín Sáenz del grupo armado organizado Eln”.

Por su parte, el ministro de Defensa, Guillermo Botero, dijo que en este caso hubo una imprudencia de los soldados al no seguir el procedimiento adecuado. "Ellos son conscientes de que ese tipo de cosas pueden pasar", señaló.

El viernes pasado, el Eln secuestró en Quibdó, Chocó, a los subintendentes de la Policía Wílber Rentería y Luis Carlos Torres, al patrullero Yemison Leandro Gómez y al militar Jesús Alberto Ramírez, quien estaba siendo llevado a una cita médica en el momento del secuestro por el paludismo que padece.

En el mismo hecho el Eln plagió a los civiles Edison Cuero y Yilson Mosquera.

Lea también: Eln secuestró a seis personas en Chocó

 

Examen al proceso

El pasado martes el presidente Duque Márquez en su discurso de posesión se refirió a la negociación con el Eln que su antecesor Juan Manuel Santos dejó activada hasta la realización del sexto ciclo en La Habana, Cuba, cuando no se logró un acuerdo para un cese el fuego bilateral.

“Durante los primeros 30 días de nuestro gobierno vamos a realizar una evaluación responsable, prudente y completa del proceso de conversaciones que durante diecisiete meses se ha adelantado con el Eln. Nos vamos a reunir con las Naciones Unidas, la Iglesia Católica y los países que han venido apoyando dicho proceso, para que en el marco de la independencia y la institucionalidad del Estado, compartan con nosotros el balance acerca del mismo. Quiero dejar claro que un proceso creíble debe cimentarse en el cese total de acciones criminales, con estricta supervisión internacional, y tiempos definidos. Queremos avanzar pero el pueblo colombiano no tolerará que la violencia sea legitimada como medio de presión al Estado”.

Se conoció ayer que el gobierno Duque inició la revisión de la negociación con el Eln. Con ese propósito el ex viceministro de Justicia, Miguel Ceballos, designado para el empalme sobre el proceso con el Eln, fue a la Casa de Nariño para explicar los avances que se han dado en estas tratativas que se iniciaron en Quito, Ecuador, hace diecisiete meses.

Ceballos tiene previsto reunirse en los próximos días con representantes de la Iglesia y delegados de la misión de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en Colombia así como de algunos de los países que han acompañado este proceso.

Qué busca el Eln

El director del Centro de Estudios en Seguridad y Paz, Néstor Rosanía, dijo a EL NUEVO SIGLO que “la estrategia es un modelo de presión para la mesa de negociación. El Gobierno siempre les ha pedido dos cosas: concentración de la fuerza y cese al fuego unilateral. El Eln ha dicho que podría llegar al cese al fuego pero no a la concentración. Ahora este Gobierno le exige algo que no estaba antes, y es el cese de cualquier tipo de actividad de modelos de financiación. El modelo de financiación tradicional del Eln ha sido el secuestro o la extorsión”.

Añadió que la pregunta que ha surgido en ese aspecto es quién va a sostener a las unidades guerrilleras que eventualmente decidan concentrarse. “En un momento se avanzó en un punto que de cooperación internacional, podría venir esa cooperación, pero se cayó. El Eln viendo que se cayó ese punto en lo que está avanzando es en buscar empoderamiento frente  a la mesa”. Explicó que el poder en la mesa se ve es con capacidad militar y “una de las capacidades militares es el secuestro político no el extorsivo. Entonces ese empoderamiento lo van a buscar con este tipo de secuestros y seguramente iniciarán algunas acciones armadas para demostrar en estos 30 días que todavía tienen capacidad operativa”.

Algunos consideran que es incoherente que el Eln adelante esta escalada justamente cuando la negociación es examinada por el gobierno Duque para determinar si sigue. Sobre el particular, Rosanía dijo que “va a ser perjudicial para la mesa pero responde a las lógicas del Eln. Perjudicial para la mesa porque va a tener la justificación el Gobierno para levantarse de la mesa porque el Eln no da mensajes de paz. Pero responde a la lógica del Eln porque busca empoderarse en la mesa, mostrar poder y a partir de eso intentar presionar al Gobierno”.

 

No dejarse presionar

El general (r) Jaime Ruiz, presidente de Asociación Colombiana de Oficiales en Retiro de las Fuerzas Militares (Acore), consideró que “esto que está ocurriendo, el secuestro de militares, los de Chocó más estos otros, es una forma de retar al Gobierno. Creo que el presidente Duque tiene la suficiente firmeza y tiene todo el respaldo institucional de la Fuerza Pública para tomar las determinaciones más convenientes. Pienso que el Eln sigue en su gran error, no aprovechar el momento y creo que es la última oportunidad que se le va a dar”.

Añadió que “ese recurso de intimidación que ha venido utilizando en los últimos años, no les va a funcionar mucho y va a haber una respuesta contundente y la Fuerza Pública tendrá que responder de esa manera”.