Duro discurso del uribismo contra Santos

Foto archivo

En un discurso que fue calificado por algunos observadores como pintoresco, el presidente del Senado, Ernesto Macías, enfiló baterías contra el saliente jefe de Estado, Juan Manuel Santos.

Tras saludar a Duque y rendirle homenaje al fundador del Centro Democrático, partido en el que también milita Macías, el congresista indicó que el nuevo mandatario recibe un país “con las cifras más preocupantes de la historia: en lo social, en lo económico y en lo institucional”.

Dijo Macías, que Santos “desde finales de 2010, abandonó la política de Seguridad Democrática y hoy entrega el país inmerso en una nueva guerra que a la fecha deja más de 300 dirigentes cívicos y comunales asesinados solamente en los dos últimos años”.

“Hoy, presidente Duque, recibe usted un país atemorizado porque regresaron los crímenes a uniformados de la Fuerza Pública, reaparecieron los secuestros y creció la extorsión, la cual aumentó solo en el año 2017, en el 295%, frente al año 2010”, dijo Macías, agregando que en Colombia “las voladuras de oleoductos crecieron el 104%, comparado con 2010”, “el hurto a personas aumentó el 186% y los delitos sexuales se incrementaron en un 319%”.

Asimismo sostuvo que Colombia tiene “un crecimiento exponencial de organizaciones criminales como el Eln, el Epl, las disfrazadas disidencias de las Farc y las Bacrim. Grupos terroristas que se financian con el narcotráfico y la minería criminal”.

“Le corresponde a usted, presidente Duque, como comandante supremo de la Fuerza Pública, no solamente realizar los relevos en la cúpula, sino generar un cambio en la mentalidad de los nuevos comandantes para recuperar la seguridad y la tranquilidad de los colombianos”, indicó.

Pero no se detuvo ahí. Macías le dijo a Duque que recibe “un país con una deuda pública del Gobierno central superior a 440 billones de pesos, es decir, más del 45% del PIB y una deuda del sector público no financiero que aumentó del 43% del PIB en 2010 al 56% en 2017”, “un país de un gobierno que comprometió 93 billones de pesos en vigencias futuras, hasta el año 2048”, “un país con la economía en desaceleración: un PIB per cápita que cayó en un 23%, afectando a los colombianos en su bienestar y tranquilidad”, “un país de un gobierno que asumió el compromiso de 130 billones de pesos, sin existir los recursos, para financiar los Acuerdos de La Habana, durante los próximos quince años”, “un país con el empleo debilitado en el marco de una tasa de informalidad del 48%”, “un país con una situación crítica en salud: a 11 billones de pesos asciende el déficit. Y, por ejemplo, recibe usted más de 136 hospitales públicos en riesgo financiero alto”.

“Hoy recibe usted un país, de un gobierno que le entrega cerca de medio millón de niños en grave riesgo de quedarse sin alimentación escolar”, “que redujo en el 16% el número de Familias en Acción beneficiadas entre 2010 y 2017”, “con una muy baja actividad exploratoria de petróleo: en 2017 apenas 43 pozos perforados frente a 131 pozos al iniciar el gobierno saliente” y “con graves dificultades en su infraestructura en marcha: de 30 proyectos viales 4G, diez no se han empezado a construir, catorce tienen problemas de construcción y seis no cuentan con cierre financiero”.

Para Macías, el gobierno de Santos “se caracterizó por malgastar los dineros oficiales, el cual, además le entrega un crecimiento desmesurado de la burocracia con 83.600 nuevos cargos y 27 nuevas entidades en el Estado”.

“Hoy recibe usted un país”, destacó Macías, “con un sector agropecuario padeciendo la más grave crisis de su historia. Durante el gobierno del expresidente Santos se firmaron cantidad de actas de compromiso con los agricultores, pero no les cumplió, dejando una deuda enorme con el campo colombiano. La disminución en el presupuesto oficial para el Sector Agropecuario ha sido superior al 33% en los últimos cuatro años”.

Y así continuó: “Hoy recibe usted un país con el deshonroso record de ser el primer productor de coca del mundo con más de 210.000 hectáreas sembradas y una producción de 921 toneladas métricas de cocaína”.

Tras semejante andanada, Macías explicó que aunque Duque “ha dicho que no gobernará con ‘espejo retrovisor’ ni con ‘espíritu revanchista’, lo cual corresponde a un Presidente de la República de su talante”, a él, como Presidente del Senado “le corresponde el control político”, de manera que mientras el Ejecutivo “dobla la página de un sombrío legado que recibe, el Congreso no puede permitir que se borren las páginas de un período presidencial marcado por el derroche y la corrupción”.