PARA VOLVERLAS MAS EFICACES
Buscan meter en cintura a las EPS

Foto archivo AFP

Con el ánimo de minimizar la mala atención en materia de salud, las bancadas de Cambio Radical y el Partido Conservador radicarán un proyecto de ley para sancionar a las EPS e IPS que incurran en anomalías en la prestación del servicio y a la vez para buscar crear un grupo de incentivos que impulsen mejores prácticas.

El proyecto de diez páginas establece un conjunto de sanciones administrativas para dichas anomalías, pero también crea un sistema especial de pago por buen desempeño.

Para ello establece un grupo de diecinueve indicadores basados en los “tiempos” que se toman los prestadores de salud en asignar citas para procedimientos como medicina general, medicina interna, pediatría, ginecología, cirugía, odontología, en fin las diferentes variedades de la prestación del servicio.

La iniciativa será presentada por los senadores David Barguil, del Partido Conservador, y Rodrigo Lara, de Cambio Radical.

Barguil cree que de aprobarse el proyecto se logrará meter en cintura a las EPS e IPS pero a la vez se logrará impulsarlas a prestar un mejor servicio.

Nueva metodología

Según la exposición de motivos, el proyecto solo habla de los tiempos de atención y no contempla otras problemáticas que dice tener el sistema, como deudas atrasadas o falta de pago a clínicas y hospitales.

“Se busca que a la gente no la sigan matando en las clínicas con el paseo de la muerte. ¿Cómo lograr eso? Cambiando la metodología que se tiene hasta el momento. A las prestadoras de salud hoy les pagan igual si atienden bien o mal. Con esta modificación no será igual”, aseguró Barguil.

Asimismo puntualizó que “este proyecto contempla un mecanismo de zanahoria y garrote. La ley establece tiempos. Quien cumpla esos promedios recibe una especie de bonificación. Quien no los cumpla recibe una multa de la cual se alimenta un fondo que es de donde también salen las bonificaciones”.

El objetivo a futuro es que quienes no trabajen con idoneidad, al verse abocados a pagar sanciones o multas, terminen cerrando sus servicios, mientras que las buenas EPS e IPS sigan con estándares de excelencia.

Estos indicadores se evaluarán a nivel nacional, departamental y municipal. El objetivo es actualizar los mismos cada cuatro años y el encargado de hacer esto será el Ministerio de Salud. En este sentido, los tiempos de atención para cada servicio ya están establecidos en la norma.

¿Qué dice la propuesta?

Los tiempos de atención ya existen, precisa la exposición de motivos del proyecto. El problema radica es en el cumplimiento. El Decreto 1011 de 2006 estableció el Sistema Obligatorio de Calidad (SOGC). En este se definen los procedimientos y disposiciones para garantizar la calidad de la atención de salud.

La evaluación de los servicios también se genera. Lo que cambiaría es lo que se hace con esos resultados que serían en últimas, el insumo para la medida sancionatoria o que premia.

Hay cifras llamativas en ese orden. Pese a la mala atención generalizada del servicio, hay Entidades Prestadoras de Salud que gozan de buena calificación. El 80% de sus usuarios las recomendarían a familiares y allegados, y solo el 5% ha pensado en cambiarse de dichas EPS.

No ocurre lo mismo en los seis ítems de quejas que contiene la tabla. El número de tutelas y de inconformidades con el servicio presenta el número más alto del sistema.

Este proyecto de ley traduce lo presentado en campaña por el presidente Iván Duque, quien con sus propias palabras habló de modificar el sistema, generando sanciones y reconocimientos a quienes hicieran bien la tarea.

En el pasado gobierno el énfasis estuvo en temas como bajar los aportes de los pensionados, proyecto que se cayó en el legislativo. Pero tuvieron buen curso otros puntos como la consagración de la salud como derecho fundamental, haber alcanzado el cubrimiento total del país, según cifras del gobierno, y la unificación del Plan de Beneficios de Salud. Otros temas como los precios de medicamentos tuvieron altos y bajos.