HASTA SANTOS DEBERÁ DECLARAR
Caída del "Ñoño" revoluciona el caso Odebrecht

Foto archivo El Nuevo Siglo
Cuatro hechos clave tras su detención. La próxima semana tendrán que ir a la Corte Suprema las exministras Parody y Álvarez-Correa

___________________

La captura esta semana del senador de La U, Bernardo “Ñoño” Elías, sin duda alguna marca un antes y un después en el proceso de judicialización del escándalo por los millonarios sobornos de la multinacional Odebrecht en Colombia para quedarse con contratos de obra pública.

 

Y lo marca por cuatro aspectos muy puntuales. En primer lugar, no sólo porque es el primer congresista activo que es detenido en el marco de un proceso que ya tiene tras las rejas a un exviceministro, un exsenador, varios empresarios y contratistas, sino porque Elías -uno de los senadores más votados en los comicios de 2014 y muy cercano a la Casa de Nariño- venía siendo mencionado desde el mismo momento en que estalló el escándalo y se puso la lupa tanto sobre la forma de adjudicación del contrato para la Ruta del Sol, tramo II –en el gobierno Uribe– y luego en la aprobación –en el gobierno Santos– de una adición por 900.000 millones de pesos para la construcción de la vía Ocaña-Gamarra.

 

La Fiscalía, el pasado 25 de julio, anunció que se compulsaron copias de las evidencias testimoniales y documentales recaudadas, con destino a la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, para que se indagara la conducta de los senadores Bernardo Miguel Elías Vidal, Musa Besaile Fayad, Plinio Olano Becerra y Antonio Guerra de la Espriella, “quienes han sido mencionados en las diligencias surtidas en la indagación, como presuntos beneficiarios de estos pagos”.

 

De todos esos congresistas, el “Ñoño” no sólo es el de más influencia y peso político, sino que contra él, precisamente, es que el ya capturado exsenador Otto Bula -pieza clave en los sobornos para la adjudicación de la Ocaña-Gamarra- ha enfilado todas las pruebas que entregó a la Fiscalía sobre cómo se movieron los dineros que entregó la multinacional para ganarse ese contrato. Pruebas en las que no sólo hay fotos de los cheques, documentos de las transacciones, audios, conversaciones en redes sociales y otra cantidad de información que deja muy mal parado a Elías, su entorno y su relación con la Agencia Nacional de Infraestructura. Como se sabe, al presidente de esta última, Luis Fernando Andrade, ya la Fiscalía decidió llamarlo a imputación de cargos por el delito de interés indebido en la celebración de contratos, precisamente por el caso de la vía Ocaña-Gamarra.

 

“Santos y casi todo el gabinete tendrán que declarar ante la Corte, en un hecho judicial sin precedentes”

Como segundo punto, es claro que Elías es pieza clave para establecer el presunto grado de responsabilidad en las anomalías patrocinadas por Odebrecht tanto de Andrade (el funcionario más alto del gobierno Santos hasta ahora salpicado por el escándalo) como de las exministras Gina Parody y Cecilia Álvarez-Correa, a quienes ya la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia y la Procuraduría investigan, debido a que la carretera en cuestión benefició a empresas del sector portuario pertenecientes a la familia de la primera, que es compañera sentimental de la segunda.

 

Precisamente, la próxima semana deberán rendir interrogatorio ante la Sala Penal las dos exministras, lo que confirma cómo ha ido escalando este proceso en el gobierno Santos.

 

Santos, a declarar

 

En tercer lugar, la defensa del senador Elías, que sabe que Bula ha aportado muchas pruebas en su contra, empezó su tarea con una jugada bastante agresiva: le pidió a la Sala Penal de la Corte que citara a declarar, en calidad de testigo, nada menos que al propio presidente Juan Manuel Santos.

 

Como se sabe, el Jefe de Estado ha insistido en que la justicia debe llegar al fondo de las pesquisas en el caso Odebrecht y castigar a los culpables lo más drásticamente posible. Aunque inicialmente el Presidente decía que sólo un funcionario de mediano poder en su gobierno había resultado salpicado, tras la imputación de Andrade esa realidad cambió drásticamente.

 

A ello debe sumarse que el Consejo Nacional Electoral debe tomar en pocos días una decisión en torno a si abre investigación formal contra la campaña Santos en 2014, que es señalada de recibir aportes en dinero y especie de Odebrecht. La Fiscalía ya dijo que tenía certeza del ingreso de esos dineros y hay 140 pruebas que en estos momentos están bajo la lupa de los magistrados.

 

Difícilmente podrá el CNE no abrir una investigación formal a la campaña reeleccionista, que incluye no sólo al candidato y su staff directivo, sino también a los partidos de La U, Cambio Radical y Conservador, que avalaron su respectiva inscripción. Ya a la campaña uribista de Óscar Iván Zuluaga le abrieron investigación formal por la misma certeza de la Fiscalía.

 

Pero Santos no será el único llamado a declarar. También lo harán los ministros Mauricio Cárdenas (Hacienda), María Ángela Holguín (Relaciones Exteriores), Aurelio Iragorri (Agricultura), Mariana Garcés (Cultura) y Alejandro Gaviria (Salud). También fueron citados el exvicepresidente Germán Vargas Lleras; el exministro del Interior, Juan Fernando Cristo; el exministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón; el exministro de Minas y Energía, Tomás González; la exministra de Educación, Gina Parody; el exministro de Vivienda, Juan Felipe Henao; la exministra de Transporte, Natalia Abello; el exministro de Justicia, Yesid Reyes; el exministro de Trabajo, Luis Eduardo  Garzón; la exministra de Comercio, Cecilia Álvarez-Correa; el exministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Gabriel Vallejo; y el exdirector del Departamento Nacional de Planeación, Simón Gaviria Muñoz.

 

Una citación tan masiva a la Corte no tiene precedentes. Todos ellos hicieron parte del Conpes 3817 de 2014, en el que se autorizó la adición a favor de Odebrecht del cuestionado contrato Ruta del Sol II para la construcción de la variante Gamarra-Ocaña.

 

Y, por último pero no menos importante, está el hecho de que el proceso a Elías sería una prueba de fuego para las pesquisas de la Fiscalía, que detectó que los sobornos de Odebrecht en Colombia pasaron de los 11 millones de dólares admitidos por la compañía brasileña ante la justicia de EU, y llegaron a más 84.000 millones de pesos. Además,  lo que pase en su caso será clave para los procesos de los demás parlamentarios y exparlamentarios investigados o por investigar.

 

Ya la defensa del senador dijo que se ratificaba en su inocencia y que, en consecuencia, no aceptaría los cargos por lavado de activos, enriquecimiento ilícito, interés indebido en la celebración de contratos, cohecho y concierto para delinquir que se le imputan.

 

Pero si por alguna circunstancia Elías cambiara de parecer, se allanara a los cargos y decidiera colaborar con la justicia señalando a sus presuntos cómplices, muchos en el alto gobierno podrían quedar en la mira de la Fiscalía, la Corte y hasta la Comisión de Investigación y Acusaciones de la Cámara.

 

Por todo lo anterior es que la captura de Elías esta semana no es una más de las tantas en este proceso. Como se dijo, bien podría ser el hecho que abra, de una vez por todas, la caja de pandora de uno de los escándalos de corrupción más graves de los últimos años en Colombia y América Latina.

 

Síganos en nuestras redes sociales:

@Elnuevosiglo en Twitter

@diarionuevosiglo en Facebook

Periódico El Nuevo Siglo en Linkedin