GRAVES DENUNCIAS DE BROWNFIELD
Farc instaron a cocaleros a sembrar más: EU

Foto archivo Agence France Press

Durante una audiencia en el Senado, el subsecretario de Estado para Asuntos de Narcotráfico Internacional hizo una cruda radiografía de la lucha contra el narcotráfico en Colombia, en el marco del acuerdo de paz. Aquí los principales apartes de su intervención

 

“La implementación de un plan antinarcóticos efectivo para Colombia es ahora más importante que nunca. En un momento en que el gobierno colombiano está implementando un acuerdo de paz que promete mantener a las Farc fuera del campo de batalla y de la economía ilícita, tenemos una oportunidad limitada para revertir las recientes tendencias preocupantes de narcóticos que amenazan la seguridad y la salud de los ciudadanos aquí en los Estados Unidos, así como en Colombia y en todo el resto del hemisferio occidental.

El gobierno de Colombia ha sido nuestro socio fuerte en la lucha contra la delincuencia y el narcotráfico por más de dos décadas. Desde el año 2000, Estados Unidos ha invertido más de 10.000 millones de dólares para mejorar la seguridad ciudadana, interrumpir el tráfico de drogas y combatir las redes criminales para promover la paz y la prosperidad. 

Sin embargo, después de años de progreso en la lucha contra el cultivo de coca y la producción de cocaína, Colombia es una vez más el mayor productor mundial de cocaína y es el origen de aproximadamente el 90 por ciento de la cocaína incautada en los Estados Unidos. Entre 2013 y 2016, el cultivo de coca en Colombia aumentó en más del 130 por ciento, de 80.500 hectáreas en 2013 a 188.000 en 2016. Quizás más preocupante, la producción potencial de cocaína aumentó más de 200 por ciento en el mismo período, de 235 toneladas producidas en 2013 a 710 toneladas métricas en 2016. El consumo de cocaína y las muertes por sobredosis en los Estados Unidos también están en aumento.

Este aumento se debe a múltiples factores. Entre ellas se encuentra la decisión de Colombia de poner fin, en 2015, al programa de erradicación aérea de la coca, apoyado por Estados Unidos, así como las técnicas de contra-erradicación implementadas por los cocaleros.

Informes generalizados indican que las Farc instaron a los cocaleros a plantar más coca, supuestamente motivados por la creencia de que la inversión y los subsidios del gobierno colombiano después del acuerdo de paz se concentrarían en las regiones con mayor cantidad de cultivos ilícitos. El gobierno colombiano también redujo las operaciones forzadas de erradicación manual en áreas controladas por las Farc para reducir el riesgo de conflicto armado mientras las partes negociaban un acuerdo final de paz.

Por último, el presupuesto de erradicación manual de Colombia ha disminuido en dos tercios desde 2008, lo que se tradujo en una reducción del 90 por ciento en el número de erradicadores manuales en 2016 en comparación con 2008.

… Hasta la fecha, los resultados de la estrategia antinarcóticos de Colombia han sido diversos. En 2016, la interdicción terrestre y marítima de cocaína y cocaína en Colombia aumentó más del 40 por ciento desde 2015, hasta un máximo récord de aproximadamente 421 toneladas métricas, según estadísticas oficiales colombianas. Además, en 2016 se destruyeron 4.613 laboratorios de base de cocaína y 229 laboratorios de hidrocloruro de cocaína. Los esfuerzos colombianos condujeron a la extradición a Estados Unidos de criminales transnacionales organizados, como Nidal Ahmed Waked-Hatum y el abatimiento de cabecillas como Víctor Ramón Navarro, (alias Megateo).

Si bien estos esfuerzos son impresionantes y no se puede desconocer  el compromiso y el sacrificio de los servicios de seguridad de Colombia, quedan retos importantes. El principal de ellos es que las incautaciones de drogas simplemente no están siguiendo el ritmo de la explosión del cultivo de la coca, que debe abordarse con el mismo vigor que la misión de interceptación.

El liderazgo colombiano debe encontrar una manera de implementar un fuerte esfuerzo forzado de erradicación manual para crear un desincentivo al cultivo de la coca y un incentivo para la participación en el esfuerzo gubernamental de sustitución de cultivos. 

”Las incautaciones de drogas simplemente no están siguiendo el ritmo de la explosión del cultivo de la coca”

 

Hacer un trabajo de erradicación manual incluye superar las persistentes protestas sociales que interrumpen las operaciones de erradicación forzada.

… Las fuerzas de seguridad deben estar facultadas para erradicar en los parques nacionales, las zonas indígenas y las zonas de exclusión aérea en torno a las zonas de desarme de las Farc, donde el cultivo de coca es a nivel industrial.  Además, la adecuada coordinación militar-civil sigue siendo débil, y los recursos financieros adecuados para implementar el concepto de CEO aún son inadecuados.

Para tener éxito, el programa de erradicación voluntaria y sustitución de cultivos del gobierno colombiano necesita recursos financieros y humanos adecuados, así como un plan de implementación claro para tener éxito. Actualmente estos están faltando. Estamos alentando firmemente al gobierno colombiano a limitar el número de acuerdos de erradicación voluntaria que negocian y firman para que la implementación sea factible. Los acuerdos de erradicación voluntaria también deben tener fechas de caducidad para que las fuerzas de seguridad puedan erradicar por la fuerza en las granjas donde las comunidades que cultivan coca no cumplen con sus obligaciones.

Además de los esfuerzos de erradicación y sustitución de cultivos, también hemos pedido a los colombianos que preserven el uso de la extradición como instrumento de aplicación de la ley, para garantizar que los narcotraficantes no utilicen fraudulentamente las medidas de transición del acuerdo de paz para evitar la extradición.

He visitado Colombia dos veces en los últimos meses, una vez en marzo y otra vez en junio, para discutir estos desafíos y esbozar un plan para avanzar juntos… La delegación se reunió con altos funcionarios del Gobierno y transmitió la continua preocupación del nuestro con respecto al empeoramiento de la situación de los narcóticos en Colombia. Hicimos hincapié en la necesidad urgente de operacionalizar una estrategia de todo el gobierno para combatir el narcotráfico y el desarrollo rural en áreas estratégicas de preocupación…  La lucha contra el narcotráfico fue un tema clave de discusión durante la reunión del presidente Santos el 18 de mayo, con el presidente Trump, quien subrayó nuestra profunda y creciente preocupación e instó a una acción inmediata.

… El espectacular aumento del cultivo de coca y la producción de cocaína en Colombia es profundamente preocupante, y seguimos comprometidos a ayudar al gobierno colombiano a enfrentar este desafío. Los riesgos no podrían ser mayores. No sólo el fracaso en la lucha contra las drogas pondrá en peligro los logros obtenidos con el Plan Colombia, sino que los grupos delictivos organizados y enormes entradas de ganancias ilícitas erosionarán la seguridad ciudadana, aumentarán la corrupción, fomentarán la inmigración ilegal y desestabilizarán a los estados vecinos ya Colombia.

 

Síganos en nuestras redes sociales:

@Elnuevosiglo en Twitter

@diarionuevosiglo en Facebook

Periódico El Nuevo Siglo en Linkedin