PROYECTO DE SAVING
Vaupés: reforestando con desarrollo económico y social

Foto cortesia

“La importancia del Amazonas como la reserva de biodiversidad más importante del mundo, los problemas de reforestación de la zona y la situación tan desoladora de las comunidades indígenas hizo que el Vaupés fuera el epicentro de nuestra operación. Intentamos poder paliar esta situación, y ofrecer recursos a los indígenas que mejoren su calidad de vida”. Así explica Ximena Patiño, presidenta de Saving the Amazon la razón por la que se eligió esta región para el programa Bosques de Paz.

Saving está trabajando de la mano con las comunidades indígenas Timbó y Trubón de la etnia Cubeo y con las comunidades Tayazú, Santa Cruz, Pueblo Nuevo y Tucandirá de la etnia Wanano; para que a través de la reforestación de la región, se pueda preservar este entorno único y darles trabajo a ellos en sus hogares, haciendo lo que mejor saben, sembrar árboles y cuidar de la naturaleza.

Este proyecto servirá de ayuda a 250 familias de la Amazonía colombiana, beneficiándose la economía de la región, contribuyendo a que sea autosostenible.

De esta manera, la siembra de los árboles, crea seguridad alimentaria, recupera la fauna y flora y da trabajo a la población local, abriendo las puertas a la creación de organizaciones verdes, que no solo les permite obtener ingresos, sino crear una riqueza con estas plantaciones, las cuales van a mejorar su bienestar en el mediano y largo plazo.

“La decisión de qué tipo de árboles plantar (frutales, maderables y medicinales), fue tomada por las comunidades, con la idea de abastecer sus necesidades y pensar que en un futuro pudieran aprovechar estos frutos para ir creando pequeños negocios y cubrir así sus necesidades básicas”, cuenta la Ximena

Otro de los impedimentos que enfrentan quienes quieren dedicarse a la producción y comercio de productos forestales no madereros, en este caso las comunidades indígenas, es el no tener acceso a materias primas, falta de información sobre el mercado y no contar con tecnología ni una guía de actuación.

“Nosotros los apoyamos económicamente con una retribución por la labor desempeñada del 50% del costo del árbol plantado y también colaboramos con todo el desarrollo logístico que puedan necesitar para organizar el comercio verde. Nuestro objetivo es conseguir una sostenibilidad ecológica (uso y conservación de la fauna y flora), económica (productividad con los recursos) y social (mejorar la equidad)”, continúa la Presidenta de Saving the Amazon.

Estas comunidades indígenas tienen una economía de autosostenibilidad pero con la llegada de la parte occidental se crean las necesidades de tener ropa, productos de higiene y aseo. “Ahora la gente tiene trabajo sembrando estos árboles y cuando se les paga entonces pueden hacer frente a los diferentes gastos y conseguir los productos” afirma José López, líder de la comunidad Timbó.

Por otro lado, Henry González, líder de la comunidad Trubón dice: “Las comunidades siguen su vida tradicional, tienen sus casas, hacen sus cacerías y pesca y adicional siembran los árboles y reciben una remuneración monetaria, con la que pueden pensar en poner pequeños negocios que traigan trabajo y beneficio para nuestros hogares”.

Un dato a destacar es que Saving the Amazon ha conseguido salvar más del 90% de la población joven indígena, ya que, ahora tienen un trabajo remunerado y por tanto no tienen que salir de la comunidad a buscar recursos. “Es una manera de retener a los jóvenes, algo muy importante para nosotros. La población indígena es cada vez más anciana y tenemos miedo de que pueda acabar desapareciendo” asegura José López.

Finalmente, Saving the Amazon, entrega los árboles a la comunidad, quienes son sus dueños, ayudándoles a prosperar en el campo ecológico, económico y social, además de hacer un aporte a la conservación del medio ambiente.