EL EXGUERRILLERO DECIDIÓ NO POSESIONARSE COMO SENADOR
‘Benkos Biohó' asumirá curul de 'Iván Márquez'

archivo

Como lo había anticipado hace varias semanas cuando decidió salir de Bogotá con rumbo a la zona de capacitación de Miravalle (Caquetá), este luens el exjefe negociador de las Farc y hoy dirigente del ahora partido político Luciano Marín, Iván Márquez, anunció que no asumirá como senador el viernes próximo, tras denunciar la "desfiguración" del acuerdo de paz firmado a finales de 2016.

Por ello este escaño será ocupado por el siguiente en la lista, el también exguerrillero Israel Alberto Zúñiga, conocido en su época en el monte como Benkos Biojó.

En una carta pública difundida este lunes, Márquez alega "circunstancias insalvables que se interpusieron" en su intención de formar parte del Congreso, conforme lo previsto en el pacto que permitió el desarme y transformación de las Farc en partido de izquierda.

Márquez se escudó en tres razones para no asumir uno de los diez escaños entre Senado y Cámara que le reserva el pacto de paz a la nueva fuerza política: la captura con fines de extradición de su coideario Jesús Santrich, acusado de narcotráfico por Estados Unidos; la modificación de lo pactado con el Gobierno y la falta de condiciones para el "tránsito de la rebelión armada a la política legal".

Dijo en su misiva, el ahora dirigente político, que “siento que la paz de Colombia está atrapada en las redes de la traición, y no tanto porque no se haya materializado lo acordado -que requiere unos tiempos para su concreción-, sino por las modificaciones introducidas que desfiguraron el acuerdo".

Lea también: Polémica por posible posesión de Santrich

Esta es la carta completa: 

 

Por su parte, ayer el ministro del Interior, Guillermo Rivera, aseguró que Jesús Santrich no podrá posesionarse en su curul en la Cámara porque está en prisión.

“Cuando una persona está privada de la libertad no puede acudir al recinto del Congreso, que es en donde se tiene que tomar posesión del cargo de senador o representante a la Cámara”, aseveró Rivera. Explicó que “la Constitución prevé que en ese tipo de casos, el Presidente de la respectiva corporación llame a quien sigue en la lista para que tome posesión de su cargo”, dijo.

Agregó que “el Gobierno Nacional, cuando promovió el Acto Legislativo el 03 del año 2017, que es el que da las reglas especiales para que las Farc puedan participar en política, no garantizó curules para unos nombres en particular”, agregó.

El anuncio de Márquez fue aprovechado por el Centro Democrático para renovar sus críticas al Presidente de la República por el acuerdo de paz. “Por anteponer intereses políticos a la decisión del pueblo colombiano, Juan Manuel Santos deja un acuerdo con miembros de las Farc delinquiendo en el monte y otros amenazando con volver a delinquir si no les dan toda la impunidad que les prometieron. A eso lo llamaron paz”, sostuvo la senadora María del Rosario Guerra.

Mientras que el senador Carlos Felipe Mejía dijo que “Iván Márquez hizo lo correcto. Un narcotraficante y culpable de delitos de lesa humanidad no puede ser congresista. Siga escondido”.

En tanto que el representante Álvaro Prada indicó que “es impresentable tener en el Congreso a terroristas impunes que violaron, secuestraron y masacraron. No tienen autoridad moral alguna para representar a nadie. Quizás a los bandidos, jamás a la Colombia de manos limpias”.

Por su parte, el excandidato presidencial Gustavo Petro reveló ayer una carta que envió el pasado miércoles a Márquez en que lo invita a ocupar la curul en el Senado. "Un frío curul lo espera. Se puede llenar de ideas, de palabras y de luchas alegres. No desdeñe esa curul que lo construyó su propio pueblo. En su mandato. Nos debemos a la voluntad del pueblo y la voluntad del pueblo es defender la paz", señaló Petro.

Salva credencial El Consejo Nacional Electoral (CNE) decidió ayer reconocer la credencial como senadora electa a la actual representante por Atlántico, Aida Merlano, del Partido Conservador, quien desde marzo pasado está privada de la libertad por supuestamente incurrir en corrupción al sufragante en los comicios de marzo pasado.

La Procuraduría había pedido al CNE suspender el trámite administrativo que llevaría a la declaración de Aída Merlano como congresista y advirtió que “no se puede permitir que una persona que es protagonista de presuntos casos de corrupción electoral llegue al Senado de la República, en consideración a que se trata de un proceso que está viciado de nulidad”.