POSIBLE PARO LA PRÓXIMA SEMANA
Fecode: ¿gremio machista?

Foto cortesía Fecode
En el mundo los vientos de cambio por la equidad de género llegan a todos los campos, en el mayor sindicato del país parece que todo quedó en el siglo XIX

__________

Fecode es una federación de sindicatos, que además es el gremio docente más grande del país. Sin duda, siempre ha buscado poner a temblar al Ministerio de Educación. Porque Fecode ha logrado lo que en otros gremios ya fue superado: hacer de la negociación sindical el camino para definir el rumbo de la educación. Fecode se sienta a presionar salarios, aumentos, definir la evaluación docente, mantener el sistema especial de salud que tienen los profesores, negociar las pensiones y en general, cuando quiere ir a movilizaciones, generar hechos estrictamente de carácter político partidista y encontrar el argumento para llevarlo a la mesa.

El Gobierno de turno debe dedicar mucho tiempo y energía a esa negociación, porque un paro docente implica la presión de miles de padres, el ruido mediático y llevar la negociación a rápida solución para no dejar sin clases a miles de niños en el país.

Sin embargo, hoy en día cuando se leen los comunicados del sindicato y se conoce el Comité Ejecutivo, sorprende la ausencia total de mujeres. Justo en el sector donde hay más mujeres que hombres trabajando. El asunto es tan irónico que el actual secretario de Género, Inclusión e Igualdad es un hombre.

El porqué de más mujeres en el sector

La profesión docente fue una de las primeras en las que se incluyó a la mujer en el país. Las primeras mujeres que llegaron al sistema laboral en Colombia durante el siglo XIX fueron maestras, muchas de ellas normalistas que enseñaban en los colegios femeninos del país.

La formación de mujeres, por otra parte, durante el siglo XIX estuvo en manos de la Iglesia, y fueron las monjas de distintas comunidades las que se encargaron de la enseñanza de la mayoría de las áreas del conocimiento. Así surge una tradición de mujeres como formadoras de mujeres.

Ya entrado el siglo XX, la sociedad colombiana seguía siendo machista. Por eso era una de las pocas profesiones donde se permitía el acceso a las mujeres, y por ese motivo el único sector profesional del país donde la equidad está presente es el gremio docente. Miles de mujeres ingresaron ya a las facultades de educación en la segunda mitad del siglo XX, para formarse no solo como maestras de escuela, ahora serían licenciadas en matemáticas, lenguaje, ciencias, historia, geografía, artes, inglés, francés, y cada una de las nuevas áreas que las demandas del sistema iban generando. El único sector de las licenciaturas donde no fueron mayoría fue en la formación deportiva, pero inclusive eso cambia hoy, y cada día hay más mujeres como licenciadas en educación física y deporte.

La empleabilidad

Por esa misma razón, en el empleo formal tanto público como privado, las mujeres son mayoría frente a los hombres en colegios y universidades. En el caso de preescolar y primaria la relación es casi 70% mujeres, 30% hombres. Según cifras del Ministerio de Educación de las titulaciones entregadas en educación entre 2001 y 2015,  de casi 3 millones de títulos,  el 54,5% fue otorgado a mujeres y el 45,5% a hombres. Esa relación ya cambia en detrimento de las mujeres en los cargos directivos, de más de 6.200 rectores de los colegios públicos en el país, el 67,7% son hombres y solo el 32,3% mujeres. Pero cuando se llega al actual Comité Ejecutivo de Fecode, que es de 15 miembros, la relación es 100% hombres y 0% mujeres. Es decir el mayor sindicato de uno de los pocos gremios donde la mayoría son mujeres, no las tiene en cuenta para el debate, la negociación y los espacios de participación política.

Se acercan las elecciones

Fecode hará elecciones de renovación de Comité y delegados en septiembre de 2018, en algunos sectores se habla de que la búsqueda de un paro en julio es un pulso para posicionar candidatos y líneas. En ellas se siente que es necesaria una renovación. No pueden seguir siendo las mismas personas que llevan 30 años en el gremio. Muchos de los líderes sindicalistas de Fecode, ya olvidaron qué es ser maestro, qué es estar en el aula. Fecode debería ser ejemplo de renovación. Un sector que es implacable en las denuncias, en las demandas, que exige cambios profundos, debería empezar por ordenar la casa y darle cabida a las mujeres. Que realmente el sindicato represente al gremio y sea una muestra de inclusión, equidad, respeto por las diferencias y la diversidad.

En los últimos 20 años solo una mujer ha estado en la presidencia de Fecode, Gloria Inés Ramírez. Fue una isla en un mar de hombres, pero desde hace 15 años el papel de las mujeres ha sido casi nulo.

El ejemplo está en la educación

Este año la Universidad Nacional de Colombia eligió a su primera rectora en 130 años. Otras universidades les abren paso a las mujeres en cargos directivos. El presidente electo ha prometido un gabinete equilibrado entre hombres y mujeres, así que Fecode tiene una tarea, buscar para esas posiciones de liderazgo, mujeres que deben darle una bocanada de oxígeno a una institución que es polémica y que requiere un cambio acorde a los tiempos de hoy.

 

(*) Especialista en educación. Twitter: @hurtadobeltran “La opinión del autor no refleja necesariamente la posición del medio y es responsabilidad exclusiva del que la escribe”