MBAPPÉ FUE DE LOS MÁS SOBRESALIENTES
Estos fueron los jugadores clave de Francia

Foto AFP.

La solidez defensiva y la solidaridad de todos a la hora de defender fueron claves para que Francia ganará en Rusia-2018 el segundo título mundial de su historia este domingo en Moscú.

Pero durante el torneo, seis jugadores sobresalieron, cada uno a su manera, incluyendo a un prodigio de 19 años, Kylian Mbappé. 

 

Un fenómeno

Francia nunca había conocido a un fenómeno como éste, tan joven, incluso más joven que Thierry Henry y sus 20 años en 1998. 

Kylian Mbappé, 19 años y medio y 22 partidos internacionales, fue uno de los motores de la ofensiva 'Bleu' para desarticular cualquier sistema defensivo y terminó siendo elegido el mejor jugador de Rusia-2018.

Coronó su gran Mundial con su gol en la final ante Croacia, el cuarto tanto de Francia. De esta manera se convierte en el segundo anotador más joven de la historia en la final de un Mundial después de Pelé en Suecia-1958 (17 años).

Su prestación en octavos de final contra Argentina (4-3) ya había impresionado al mundo del fútbol. Con su esprint salvaje (ciclado a 32,4 kmh) que llevó al penal que le cometieron y que anotó Griezmann y su doblete ante la Albiceleste, el delantero del PSG se robó el show de Lionel Messi, nada menos. Antes de confirmar este domingo en la final. 

 

Un conductor

Después de una larga temporada en el Atlético de Madrid, que concluyó con una victoria en la final de la Europa League ante el Marsella (3-0), Antoine Griezmann, de 27 años y 61 partidos internacionales, habrá necesitado tiempo para recuperar su frescura física. 

Se intensificó a partir de octavos de final y fue fue decisivo en la final contra Croacia al provocar el gol de Mario Mandzukic contra su propia puerta y anotar el segundo tanto de penal.

Terminó con cuatro goles y dos asistencias, segundo máximo goleador (empatado con el belga Lukaku entre otros) detrás del inglés Harry Kane (6). 

Su lanzamiento de falta para el cabezazo de Raphaël Varane contra los uruguayos en cuartos, y su corner para el cabezazo de Samuel Umtiti contra Bélgica en las semifinales ya habían sido decisivo. 

En un estilo de juego defensivo, cercano al que conoce en el Atlético, ha asumido un papel diferente, más discreto: el de darle el ritmo al equipo y transmitir sus consejos defensivos.

Le puede interesar: Kane termina como máximo goleador del Mundial.

 

Un patrón

Después de sus cuatro títulos de Liga de Campeones con el Real Madrid, Raphael Varane también convenció al equipo de Francia.

El vicecapitán de los Bleus ha desempeñado perfectamente su papel de jefe de defensa. Casi nunca ha estado en dificultad, excepto en el tercer gol de Argentina.

Sin embargo, se dijo que carecía de autoridad o liderazgo cuando su duelo perdido en los cuartos de final de la Copa del Mundo de 2014 contra el alemán Mats Hummels. 

Pero el jugador de 25 años y 49 internacionales respondió en el terreno de juego con un excelente cabezazo contra Uruguay (2-0) y una defensa sobresaliente contra los belgas, y luego contra los croatas. 

"Ha evolucionado, ha ganado estatura en el vestuario y en el campo, realmente nos sentimos como un jefe, es más sociable, nos ayuda mucho", dijo Blaise Matuidi. 

 

Un líder

Paul Pogba había sonreído, al comienzo de los preparativos para la Copa del Mundo, cuando lanzó en Canal+: "Tomaremos las riendas del equipo de Francia, trataremos de ser el jefe". 

Hay que decir que fue más conocido por su exuberancia y excentricidad presentada por su fabricante de equipos Adidas, pero a menudo decepcionante por su rendimiento irregular.

Pero elevó su nivel de juego antes de una semifinal difícil y una final donde anotó el tercer tanto de Francia, que encaminaba a su equipo a la conquista de la Copa del Mundo. 

"Conocemos nuestras cualidades ... Todos los jugadores que están allí soñaron con esto, pero ahora las piernas no temblarán", aseguró el domingo en Telefoot. Él había dicho la verdad y mostró carácter contra los siempre peligroso croatas.

 

Amuleto de la suerte y ángel de la guarda

N'Golo Kanté y Hugo Lloris ciertamente no brillaron en la final: el primero fue sustituido durante el partido y el segundo cometió un error grosero que costó un gol. 

Pero antes de este último partido, habían rozado la perfección, cada uno en lo suyo. 

"Tiene quince pulmones", diijo Paul Pogba sobre Kanté. "¡Lo ves en todas partes, de repente, sale del suelo!", lo describió Lucas Hernández.

Kanté, recuperador de humildad y discreto fuera del campo, ha sido uno de los grandes artesanos de este título. 

Su error en la final -le 'regaló' un gol a Mandzukic- sin dudas le costó a Lloris el título de mejor portero de Rusia-2018, que recayó en Thibaut Courtois (Bélgica). 

Pero antes de este último partido, el capitán y guardián del Blues fue clave con atajadas memorables. La más bella seguirá siendo la volada hacia su derecha para desviar un cabezazo del uruguayo Martín Cáceres justo antes del descanso y que le permitió a Francia retirarse ganando 1-0. 

"No es una parada, es casi un gol", dijo Didier Deschamps.