Colombianos, rajados en higiene oral

Foto Clinica Dentral Cuadrado.com

El cuidado de la salud bucal se convierte en un hábito rutinario y debe realizarse de manera correcta durante todas las etapas de la vida, ya que la falta de este podría acarrear múltiples enfermedades. Según cifras de la Dirección de Salud Pública, demuestra que el estado de higiene oral de los colombianos es alarmante, aproximadamente 88.4% tienen una higiene oral deficiente, el 7.7 % se clasifica en estado regular y tan solo el 2.9% de los colombianos tiene una buena salud oral.

La Facultad de Odontología de la San Martín y la doctora Liliam Patricia Sotelo, odontóloga pediatra de la institución educativa reveló detalles de cómo cuidar sus dientes y sobre algunos mitos existentes alrededor de este tema.

La regla básica: Cepillar los dientes después de cada comida y al menos tres veces al día. No es recomendable acostarse en la noches sin cepillarse los dientes con una buena crema dental con flúor y sin haber usado seda o hilo dental.



  • Buen uso: Una de las recomendaciones más importantes, es no utilizar los dientes para abrir botellas, empaques, hebillas del cabello o tratar de zafar objetos.
  • Evitar consumos excesivos de dulce: Ingerir altas cantidades de azúcar, productos ácidos o bebidas oscuras, no es recomendable. Los azúcares y la mala higiene oral es la principal causa de caries. Por su parte los ácidos hacen que se desgaste el esmalte de los dientes y las bebidas oscuras los pigmentan.
  • Problemas gástricos: Inconvenientes gástricos pueden afectar la salud bucal. Claro que sí; por Ej: enfermedades como bulimia-anorexia - entre otras -   donde puede existir vomito inducido, observamos que  el ácido producido por el reflujo gástrico patológico, constante y repetitivo en la boca desgasta el esmalte de los dientes.
  • Enjuagues bucales: Es falso que los enjuagues bucales dañen los dientes. Sí existen algunos que tienen un contenido alto de alcohol y producen –en algunas personas- irritabilidad de la mucosa oral, pero en el mercado se consiguen opciones sin alcohol. Estos son los más recomendados para los niños.
  • Hilo dental: Lo ideal es siempre usar el hilo dental después de comer, porque el cepillo no abarca algunas superficies de los dientes (superficies interproximales). Se aconseja pasar el hilo dental al menos una vez al día y luego hacer el cepillado. En la noche nadie debería irse a dormir sin utilizar el hilo dental y lavarse los dientes.
  • El rol de los padres: Tienen la misión de supervisar y educar a los niños en el cepillado de los dientes, además de controlar el consumo de azúcar. Los bebés deben ser llevados al Odontopediatra para empezar a educar y orientar a los padres tanto en el cuidado y limpieza de sus encías y posteriormente cuando erupcionen sus dientes, como en cuidados nutricionales. A  veces los padres piensa que al no haberles salido los dientes no hay que necesidad de llevarlos, pero es recomendado.

El miedo al odontólogo es otro factor que influye en el deterioro de la salud oral. Lo mínimo es ir a citas odontológicas dos veces al año, es decir cada  seis meses; pero esto depende del riesgo de cada uno de los pacientes, en ocasiones estas visitas deben de ser más seguidas, cada 3 meses.