PESE A SUS 48 AÑOS DE EXISTENCIA
El Museo de Bogotá, un ilustre desconocido

Foto Cortesía

Antiguo Museo de Desarrollo Urbano inició una gran renovación para que los capitalinos conozcan más que historia y urbanismo. Sus cuatro sedes se convierten en espacios para reflexionar sobre la ciudad.

“Un lugar fuera del imaginario de muchos”. Así se podría definir al  Museo de Bogotá, que pese a tener 48 años de existencia y funcionar en cuadro sedes en donde además de exhibir la mejoría histórica y el desarrollo urbanístico genera espacios para reflexionar la ciudad, es un gran desconocido.

Es por ello que está en un proceso de renovación, dando grandes pasos hacia la modernidad, con el reto de involucrar al ciudadano en este proceso cultural. EL NUEVO SIGLO habló con Mauricio Uribe, director del Instituto de Patrimonio Cultural, quien develó los planes que se tienen para este museo de ciudad.

EL NUEVO SIGLO: ¿Qué representa este museo para Bogotá?

MAURICIO URIBE: Pese a casi medio siglo de existencia, todavía es un gran desconocido.  Bogotá tiene un museo de ciudad, que anteriormente era el Museo de Desarrollo Urbano, sin embargo éste evolucionó y se convirtió en el Museo de Bogotá. Como se sabe, hay varias tipologías de museos, los de arte, historia y sobre temas específicos, pero a la vez las grandes capitales del mundo tienen un museo de ciudad y Bogotá también, lo que pasa era que estaba demasiado escondido y subutilizado. Por esa razón estamos trabajando en un proyecto de fortalecimiento, renovación y divulgación del museo.

ENS: ¿Qué significa el aniversario para el museo y para la ciudad?

MU: Estos 48 años significan que tenemos ya una historia y que estamos en una campaña de expectativas, con miras a los 50 años que cumplirá el museo  en  2019. Este museo fue una creación de Virgilio Barco, durante su alcaldía en 1969. De entonces acá, la ciudad ha evolucionado enormemente y queremos contar lo oficial pero también lo cotidiano. Es por ello que el museo tiene que evolucionar y porque además de contar la historia de la ciudad tiene en cuenta por sobre todo a la gente de Bogotá.

ENS: ¿Por qué cree que pese a casi cinco décadas de funcionamiento, el Museo de Bogotá es poco conocido?

MU: Porque hace tiempo era un museo de nichos y  cuando el alcalde Barco crea el Museo de Bogotá lo hace al tiempo con otros 13 museos. Esa fue una interesantísima propuesta cultural para la ciudad ya que puso en funcionamiento, entre otros,  El Planetario Distrital, el Museo Taurino y el Museo de Desarrollo Urbano. Este último no evolucionó mucho y básicamente era una casa colonial con una museografía un poco estática, unas fotografías y unas maquetas. Así se había quedado un poco en el tema urbano, mientras que los otros museos de la capital habían evolucionado. Fue entonces, cuando en 1995, se decidió guardar su colección por un tiempo y con una nueva filosofía reabrió a comienzos de este siglo,  como Museo de Bogotá, en el Planetario Distrital. Sin embargo se volvió solo una sala de exposiciones.

En este momento tenemos exposiciones temporales, pero lo que buscamos es retomar la idea de que sea un museo que tenga una colección permanente donde podamos contar la historia y develar los cambios de la ciudad, al tiempo que reflexionar sobre su pasado, presente y futuro.  Y todo ello no sólo con las exposiciones, sino con una colección permanente porque lo que queremos es que el museo no sea solo de las sedes donde funciona, sino que haga parte de la ciudad misma y para eso tenemos que salir e ir a los cerros, a los parques, a los ríos, a los centros fundacionales y a los núcleos  arquitectónicos para buscar contacto con la ciudad y sus habitantes.

ENS: El museo trae dos grandes exposiciones este año ¿qué van a ver los colombianos en cada una de ellas?  

MU: Si,  en este estamos preparando una que se comienza a finales de este mes,  que es sobre los 50 años de la Orquesta Filarmónica de Bogotá,  que es casi hermana del museo y es una excelente orquesta. Con ella vamos a hacer que la casa suene como la orquesta. No va a haber solo una exposición que cuente la historia de la Filarmónica sino que ella va a estar por toda la ciudad tocando. Esta exposición se llama “50 años para ti”.

Para septiembre estamos preparando una gran exposición sobre el futuro de Bogotá, a través de los proyectos que está ejecutando la Alcaldía y que versa sobre una  ciudad del  2038, fecha en la que se va a celebrar el quinto centenario de la Fundación de Bogotá. S estará presentado en la Casa Sámano.

ENS: ¿Cómo definir la identidad multifacética como Bogotá y llevarla a un museo?

MU: Ese es el reto, pero la idea es que éste no va a ser un museo estático, por lo cual tiene y estamos definiendo el guion museográfico con la futura puesta en escena de la colección permanente, la cual va ser actualizada con el paso de los días. De esta forma nunca va a haber una colección que cuente lo mismo. Y si bien es  cierto que vamos a tener un espacio limitado, estará en constante movimiento ya que se rotará con otras exposiciones y publicaciones, al igual que pensamos sacarla del museo para que se pueda encontrar y apreciar por toda la ciudad.

En la Casa de la Independencia vamos a tener desde el mito de la creación de Bogotá, el lugar que fue,  los primeros pobladores,  cómo se dotó del agua del agua, de los cultos de la época hasta lo cotidiano que se vive en este siglo XXI y ello con  ayuda de la comunidad. Vamos también a tener una exposición dedicada al cine mostrando como algo que fue tan moderno el siglo pasado y lo sigue siendo es tan importante para contar la historia de la ciudad.  Y sabemos que en una Casa no nos va a caber todo, pero es un buen comienzo para tener un espacio  para hacer una reflexión de ciudad.

ENS: ¿Cómo  definir la identidad de la Bogotá contemporánea?

MU: Bogotá es una ciudad absolutamente viva. Nosotros como museo y como Instituto de Patrimonio Cultural estamos convencidos que es importante la historia y  por ello el Museo va a contar sobre Bogotá y su historia al igual que sobre la  cuidad cambiante, que crece, se modifica, se transforma y transforma a su gente. Queremos ser un Museo muy moderno en su concepción pero sobre todo, conservando la memoria de ciudad.