Off the record

Foto archivo El Nuevo Siglo

El informe aéreo

El senador saliente Juan Manuel Galán presentó esta semana en la plenaria el informe de la comisión que se creó para diagnosticar que está pasando en el país con la seguridad aérea. Tras varios meses de trabajo, audiencias e investigación se encontraron deficiencias en materia administrativa en la Aeronáutica Civil así como una alta probabilidad de conflicto de interés en la entidad por ser juez y parte en las investigaciones sobre siniestros. Igualmente denunció el parlamentario que en algunos aeródromos no hay ni siquiera personal de seguridad para garantizar la integridad de las operaciones. También se encontraron deficiencias administrativas muy graves.

 

Controladores viejos

Igualmente denunció Galán desde “envejecimiento” del recurso humano en el sector aéreo (controladores que han sobrepasado la edad máxima de servicio) hasta una creciente “politización” del personal de la Aeronáutica, debido a la existencia de “nóminas paralelas” y muchos funcionarios en provisionalidad. Dijo que a nivel internacional el estándar del retiro es de 45 años de edad, pero en Colombia hay controladores que ya tienen 62 años de edad. Igualmente en el caso de los bomberos aeronáuticos ni siquiera se les han consignado los aportes para que se puedan jubilar a tiempo.

 

¿Posición dominante?

Galán también denunció que hay un problema de concentración y posición dominante en la oferta del mercado aéreo colombiano, por lo que llamó a distintas superintendencias a ejercer un control más estricto para garantizar la libre competencia en el sector, ya que las tarifas de los tiquetes eran muy altas. El senador saliente -que ya anunció también que se iba del Partido Liberal- trajo a colación un conocido caso de fusión de dos aerolíneas que pese a tener concepto negativo de una superintendencia, la Aeronáutica Civil, “que es juez y parte en las investigaciones y procesos”, no atendió. Galán denunció que la Aeronáutica Civil se autorregula y no tiene un ente externo y autónomo que la investigue. Dijo que en muchos países están separadas las funciones de administración aérea y de investigación de los accidentes aéreos. Por eso propuso que la Agencia Nacional de Seguridad Vial se convierta en la Agencia Nacional de Seguridad en el Transporte y asuma las tareas investigativas.

 

Integración vertical

 

También indicó el congresista que había un problema de “integración vertical” en el sector aéreo, como también se ha denunciado en el sector salud, en donde las EPS son dueñas de clínicas y prestan otros servicios dentro del sector. Galán sostuvo que varias aerolíneas en Colombia no sólo manejaban el transporte de carga y pasajeros, sino también los seguros, servicios de leasing y otros más dentro del sector, lo que se convierte en un riesgo de práctica monopolística. También sostuvo que mientras en Colombia la seguridad aeroportuaria está privatizada, en Estados Unidos este es un tema de “seguridad nacional” y se creó una agencia oficial para manejar un tema tan delicado.

 

Descontrol territorial

 

Por último, el congresista alertó sobre los aeropuertos a cargo de las entidades territoriales, que son 59. Denunció que en algunos casos la Superintendencia de Puertos y Transporte encontró que no hay mecanismos para garantizar un completo control de las operaciones. Denunció que muchas de las pistas que no tienen un buen control de las autoridades, coinciden con regiones de alta densidad de cultivos ilícitos. Trajo a colación casos de pistas en Cauca, Nariño y Putumayo. Por eso pidió a la Superintendencia que ejerza un control más drástico. Y, por último, Galán denunció el “regalo de Colombia a Panamá”, en referencia a un acuerdo hecho con el país centroamericano sobre el control de espacio aéreo en la región Caribe. Lastimosamente el informe fue presentado a última hora en el cierre de la legislatura y poca atención se le puso a un tema tan importante para los colombianos.