El paraíso socialista

Esta semana sostuve un debate electoral con un grupo de jóvenes decididos a votar por Petro para presidente.

La parodia:

Les dije: Jóvenes ayúdenme a definir mi voto, que acierte para lograr un mejor país. Yo estoy pensando en alcanzar el “paraíso socialista”. Los jóvenes sorprendidos abrieron los ojos y me espetaron: ¿Cómo así? Pues sería lo mejor para Colombia. Pregunté y ¿quien podría lograr eso? Desde luego la Colombia Humana que propone Petro, respondieron.

¡Que bien! Dije, denme un ejemplo exitoso de los paraísos socialistas. Por lo pronto lo que se es que Cuba es la máxima expresión, le sigue Venezuela, Nicaragua, Bolivia, lo fue Argentina en la era Kirchner y Brasil de Lula y la Rousself también tuvo su oportunidad, lo mismo que Ecuador en 10 años de Correa. ¿Cuál de estas naciones es el modelo ideal para Colombia?

Los jóvenes callaron sintiéndose incomodos. A continuación entré a examinar con ellos las oportunidades de trabajo bajo esos regímenes. El primero que saltó fue el de la revolución bolivariana, entonces pregunté: ¿Por qué hay tanto joven venezolano de toda condición esta huyendo de ese “paraíso socialista”?, seguidamente les reclamé por el estudio gratuito, a que se debía el desabastecimiento de alimentos, el increíble numero de robos y asesinatos, el fomento del gobierno a los colectivos paramilitares y la represión contra los jóvenes manifestantes. La ruina del Estado y la entrega de sus riquezas petrolíferas a China, Rusia, Cuba, etc. Una devaluación del 15.000% proyectándose a un millón ochocientos mil porciento en el próximo año. El encarcelamiento a los líderes de la oposición, el cierre de los medios de comunicación, las expropiaciones y el incremento del narcotráfico. No hubo respuesta.

Toqué el ejemplo de Nicaragua, un país estallando, la corrupción en Brasil y Ecuador, el atraso de Argentina y Bolivia y desde luego la miseria de Cuba.

Entonces pregunté: ¿La Colombia Humana, modelo petrista se inspira y acoge a estos principios universales de los paraísos socialistas? ¿Fue la Bogotá humana un modelo exitoso de gobierno? Examinemos las obras, el desarrollo, el progreso y paz de la ciudad. Fuera de un par de acotaciones culpando a los gringos, a Uribe y Ordóñez no hubo razones contundentes para exponer.

Entonces les dije: no muchachos, mi voto no podrá ser por La Colombia Humana, el “paraíso socialista” no existe ni existirá, uno es el resultado de su esfuerzo, de su trabajo, nadie regala nada sin interés de algo, ese no es el país que queremos.

Me preguntaron, ¿Y entonces por quién va a votar? Les dije, por Duque, porque representa una nueva generación, es moderado y garantiza que nuestro país encuentre alternativas más justas en medio de la democracia, la libertad, el respeto y el progreso. Lo demás lo tendremos que hacer nosotros.  

Unos dijeron, esta bien, nos convenció votaremos a Duque, otros prefirieron el voto en blanco y unos pocos se mantuvieron con Petro. Me sentí complacido, ¡Esa es la democracia!

[email protected]