INFORME
Se recupera confianza de consumidores

Foto archivo Agence France Press

Los consumidores en marzo comenzaron a ver con mejores ojos la situación de la economía nacional y cambiaron en algo su actitud de pesimismo que se había reportado en meses anteriores.

Según el Índice de Confianza del Consumidor, ICC, medido por Fedesarrollo, en marzo se mantuvo en niveles negativos, pero completó dos meses consecutivos de recuperación.

La mejora en la confianza con respecto a febrero obedeció a un incremento tanto en el componente de expectativas como en el de condiciones económicas actuales.

Con relación a marzo de 2016, el índice de expectativas se redujo mientras que el de condiciones económicas aumentó.

La disposición a comprar vivienda se deterioró frente al mes anterior, mientras que la disposición a comprar bienes durables mostró una mejora.

De acuerdo con los resultados de la más reciente medición de la Encuesta de Opinión del Consumidor, EOC, en marzo el Índice de Confianza del Consumidor, ICC, registró un balance de -21,1%, lo que representa un incremento de 3,2 puntos porcentuales frente al mes anterior y una contracción de 1,0 puntos porcentuales respecto al mismo mes de 2016.

Con el resultado de este mes, la confianza de los consumidores completó dos meses consecutivos de recuperación, señaló el sondeo.

El reporte del Centro de Estudios Económicos señala que la mejora del ICC respecto a febrero se explica por un incremento de 5,5 puntos porcentuales en el componente de condiciones económicas y de 1,6 pps en el indicador de expectativas.

Con relación a marzo del año anterior, el índice de expectativas se redujo en 4,3 puntos porcentuales mientras que el componente de condiciones económicas aumentó en 4,0 puntos.

Con el resultado de este mes, ambos indicadores completaron dos meses consecutivos de recuperación.

 

Primer trimestre

En el global del primer trimestre de 2017, la confianza de los consumidores en el país sigue en terreno negativo.

Las cifras de Fedesarrollo señalan que la reducción en la confianza de los consumidores en el primer trimestre del año frente a los periodos anteriores se debe a un deterioro importante tanto en la percepción acerca de la situación económica del país como en la del hogar.

Los balances para las preguntas relacionadas con la valoración del hogar se ubicaron en terreno negativo y en niveles inferiores a los del cuarto trimestre de 2016.

Por su parte, la valoración del país disminuyó fuertemente y se mantuvo en balance negativo. Finalmente, la disposición a comprar bienes durables presentó un deterioro importante luego de la recuperación observada en los últimos trimestres.

 

Ciudades y estratos

Los resultados del ICC desagregados por ciudad muestran un aumento intermensual en cuatro de las cinco ciudades encuestadas, particularmente en Medellín y Barranquilla, cuyos índices registraron un incremento de 14,3 y 9,1 puntos porcentuales, respectivamente.

Frente a marzo del año anterior, la confianza de los consumidores aumentó en tres de las cinco ciudades analizadas, principalmente en Barranquilla 14,4 puntos porcentuales y Bucaramanga 2,2 puntos porcentuales.

Por estrato, se evidenció una mejora en los estratos medio y bajo, cuyos balances exhibieron un incremento intermensual de 1,7 puntos porcentuales y 6,0 puntos porcentuales, respectivamente.

De manera contraria, en el estrato alto se registró un fuerte deterioro y el índice presentó una contracción de 7,0 puntos.

Frente a marzo del año anterior, la confianza de los consumidores disminuyó en los estratos medio y bajo.

 

Vivienda y bienes

Las respuestas acerca de si es un buen o mal momento para comprar bienes como muebles y electrodomésticos se ubicó en el tercer mes del año en –28,8%, lo que representa un aumento de 4,3 puntos porcentuales respecto a febrero y de 13,6 puntos frente a marzo de 2016.

Con relación al mes anterior, la disposición a comprar bienes durables aumentó en las cinco ciudades encuestadas y las mayores expansiones se presentaron en Barranquilla 22,5 puntos y Cali 8,2 puntos.

Frente al mismo mes del año anterior, el índice aumentó en cuatro de las cinco ciudades analizadas.

El indicador acerca de la disposición a comprar vivienda se ubicó en un balance de -18,8%, lo que equivale a una contracción de 6,9 puntos porcentuales respecto al mes anterior y un aumento de 4,7 puntos frente a marzo de 2016.