900 MUNICIPIOS ATENDIDOS
Implementación de fibra óptica se acelera en Colombia

Foto cortesía

Nibaldo Toledo es el presidente de Azteca Comunicaciones, la empresa que fue seleccionada por el Gobierno Nacional, haca seis años para planear, diseñar, instalar, poner en servicio, administrar, operar y mantener la red de transporte óptico orientado a la expansión de la infraestructura de fibra óptica nacional, dentro del marco del Proyecto Nacional de Fibra Óptica.

El ejecutivo quien ve en Colombia un gran potencial para el desarrollo del sector habló con EL NUEVO SIGLO sobre el desarrollo de la empresa, sus planes y proyecciones.

 

EL NUEVO SIGLO: Cómo ha sido el desarrollo de los trabajos de instalación de fibra óptica en Colombia, ¿en qué van y cuáles son las proyecciones?

NIBALDO TOLEDO: Azteca Comunicaciones está explotando en la actualidad la red de fibra óptica que terminamos de instalar en 2014. La más grande en su género en Colombia y que originalmente llegaba a 780 municipios y hoy ya está en más de 900 poblaciones. Ahora estamos enfocados en la explotación comercial de la red que es necesaria porque se tienen que realizar inversiones cuantiosas para su mantenimiento y funcionamiento. Esta es una red de 25 mil kilómetros que recorre el país y su costo de mantenimiento es cercano a los US$ 20 millones. Igualmente estamos trabajando en la construcción de 6 mil kilómetros de fibra óptica para darle redundancia a toda la red tanto en el sur como en el norte del país. Esas son inversiones para mejorar niveles de servicios

 

ENS: ¿Esta red quienes la utilizan?

NT: Los operadores que tienen que ver con comunicaciones en Colombia. Ellos son los que usan la red. Colombia estaba bien cubierta en casi 300 municipios de los 1.102 que tiene el país y por iniciativa del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, se nos dio la labor de ampliar la red y ser los protagonistas de que el desarrollo llegue a esas regiones del país.

 

ENS: Pasar de 300 a 900 municipios en 2 años debió implicar inversiones muy altas, ¿de cuánto fueron?

NT: Las inversiones iniciales fueron cercanas a los US$400 millones, de los cuales US$200 millones fueron aportados por el Gobierno Nacional y lo demás del Grupo Salinas al cual pertenece Azteca. No es solo un tema de inversión en equipos, sino que toda la operación para la instalación y mantenimiento es un flujo importante de dinero que se tiene que ir aportando. La empresa aún no ha llegado a su punto de equilibrio por lo que ha requerido capitalización del Grupo Salina, la última fue de US$100 millones. Esperamos que este año lleguemos a ser autosostenibles.

 

ENS: Colombia es un país de geografía complicada, altas montañas, profundos valles, extensas llanuras, ¿ustedes están llegando a 900 municipios, entre esos están los de la Amazonía es decir Leticia y Puerto Nariño?

NT: En el caso de Leticia, este municipio se cubre a través de la red de alta velocidad que le fue adjudicado a Andired, ellos vía microondas pasas, por llamarlo de alguna forma, pasan por sobre los árboles y terminando la selva esa microonda se conecta con la red de Azteca, por lo tanto el tráfico de ellos también termina pasando por nuestra fibra. En la zona de montaña usamos la red de torres de alta tensión por lo que estamos sujetos a que ocurran incidentes como deslizamientos de tierra, en temporadas invernales, o problemáticas que pasan por delincuencia común como cortes de fibra, pues hay quienes piensan que nuestros cables contienen cobre y cuando la cortan se dan cuenta de que es un vidrio que no tiene valor en el mercado pero el daño ya fue hecho. También hay malas prácticas como quienes cobran por no cortar la fibra a lo que le llamamos prácticas inadecuadas.

 

ENS: Esos daños ¿qué perjuicio traen para las comunidades que ustedes atienden?

NT: Son muchos, pues se corta el servicio de internet que llega a escuelas, hospitales, administración pública etc.

 

ENS: ¿Ha cambiado en algo la seguridad con el proceso de paz con las Farc?

NT: Sin duda se percibe que hay menos dificultades para llegar a algunas zonas donde era difícil entrar y era necesario solicitar apoyo al Ejército para poder trabajar, en el último año se ha percibido menos dificultad sin que se haya reducido a cero, pero si hay más tranquilidad, aunque sigue la delincuencia común y el Eln.

 

ENS: Al mirar la región, ¿esta red que se tiene en Colombia es una de las más extensas de América Latina?

NT: No hay duda que en ningún otro país de la región se hayan logrado conectar 900 o más municipios a través de una red de fibra óptica, es todo un hito para las comunicaciones. Falta todavía que se llegue a conectar a clientes finales porque aún en Colombia hay demanda de necesidades de internet de más empresas en más hogares, pero en cuanto a cobertura en cuanto a una red estamos a la vanguardia en la región.

 

ENS: ¿Cuándo es posible que esos 1.102 municipios del país estén conectados a través de ustedes?

NT: No hay duda que cuando se termine la conexión vía microondas será posible tener a todo el país cubierto. Es posible que eso se dé para fin de este año. Lo que faltaría sería desarrollar lo que se llama la última milla, para llegar a la casa o a las empresas. Falta aumentar la penetración.

 

ENS: En materia de velocidad de conexión ¿cómo está Colombia?

NT: Hoy hay un 60% de hogares en Colombia que están conectados pero la velocidad en promedio es inferior a otros países de la región, hay dos desafíos aumentar la llegada de internet y aumentar la velocidad de conexión. La velocidad sobre 10 megas en Colombia casi no existe, hoy la media país está en 4 o 5 megas. Solo Netflix necesita 3 o 4 megas por ello no debe ser aceptable para una familia menos de 10 megas. Salvo Bogotá que tiene una mayor velocidad de conexión gracias a ETB, las demás regiones del país se ven afectados por la lentitud. Esa es una asignatura pendiente en el país.