7,8% ES ÁREA PROTEGIDA
Peñalosa sustenta cambios en la Van der Hammen

Foto archivo El Nuevo Siglo

Se genera conectividad, habrá más verde dentro de la reserva, ciudad ordenada es mejor para el medio ambiente, se construirán las vías que tanto necesitan los bogotanos y ayudará a reducir las emisiones de gases contaminantes, son los planeamientos de la administración frente a los cambios propuestos en la reserva Van der Hammen.

En efecto, la Alcaldía de Enrique Peñalosa trabaja en una propuesta para mejorar la Reserva Thomas Van der Hammen tal y como existe hoy en 5 puntos por los que la propuesta es mejor.

1. Se genera conectividad

Contrario a lo que se ha dicho, la reserva Van der Hammen hoy no tiene conexión entre los cerros y el río Bogotá. La propuesta de Enrique Peñalosa, por el contrario, incluye la creación de cinco corredores ambientales que van desde los cerros orientales hasta el río Bogotá y garantizarán así la conexión verde.

2. Habrá más verde dentro de la reserva

Hoy solo un 7,8 por ciento de la reserva (108 hectáreas) es área protegida (Bosque de las Mercedes y Bosque de las Lechuzas), y por supuesto que esta área se conservará, protegerá y se potenciará.

En el resto (92,2%) de la reserva hay cementerios, canchas de fútbol, colegios, industrias, urbanizaciones, universidades, vías, cultivos de flores, ganado, bodegas, parqueaderos y estaciones de gasolina.

El modelo de desarrollo que el alcalde Peñalosa propone con Ciudad Paz es de vanguardia en el mundo: tiene grandes parques lineales, avenidas exclusivas para el transporte público y para bicicletas, y espacios verdes como los que hoy no tiene Bogotá.

Es clave conocer que la reserva Van der Hammen tiene 1.395 hectáreas, de ellas solo 108 son forestales, y la propuesta de Ciudad Paz va lograr que en la zona del norte de Bogotá que se desarrollará se tengan más de 1.700 hectáreas verdes.

3. Una ciudad ordenada es mejor para el medio ambiente

Si el crecimiento de Bogotá se da como una mancha desordenada ocupará no 5.924 hectáreas adyacentes a la ciudad ya construida sino 24.000 hectáreas sobre toda la sabana. Se consumirán 58 millones de galones más de gasolina al año. Las vías de Bogotá recibirán 450.000 carros particulares más. Y a los bogotanos que les toque irse a vivir en la periferia tendrán que soportar viajes de 1,5 hora más para llegar a sus destinos.

“Esto es una propuesta mejor para el medio ambiente, pues evitando el desplazamiento de los ciudadanos a los municipios aledaños evitamos 450.000 viajes en carro, lo que genera menos consumo de combustible. Bogotá en los últimos años no ha crecido bien, ha crecido ilegalmente, sin parques, sin zonas verdes y sin campos deportivos”, explica el alcalde Peñalosa.

4. Se construirán las vías que tanto necesitan los bogotanos

El proyecto tendrá un efecto positivo no solo en materia ambiental, sino de movilidad, porque permitirá destrabar la construcción de vías cruciales, como la Avenida Longitudinal de Occidente (ALO), la avenida Ciudad de Cali, la Autopista Cota – Calle 170 y la avenida Boyacá.

5. Esta Van der Hammen ayudará a reducir las emisiones de gases contaminantes

La Administración Distrital ha sido respetuosa con las instituciones y acatará las decisiones de la CAR, que es la autoridad ambiental en este tema y es la que tiene la última palabra sobre la reserva.

Bogotá, con la propuesta de Ciudad Paz, será la capital que menos generará calentamiento global per cápita en el mundo gracias a que será un desarrollo ejemplar, en menos espacio, con más verde, con transporte público, ahorrando miles de galones de gasolina cada día. Las distancias recorridas serán más cortas y así se lograría un consumo más bajo de combustible, se evitará la expansión desordenada por la sabana y se hará un plan más verde que permitirá conectar los cerros orientales con el río Bogotá.