POLITICAS DEL GIGANTE ASIÁTICO
China reitera compromiso con apertura económica

Foto Xinhua

China reiteró a principios de marzo su compromiso con una mayor apertura y apoyo a la globalización económica para facilitar tanto el desarrollo doméstico como el global.

En un informe sobre la labor del gobierno presentado en la primera sesión de la XIII Asamblea Popular Nacional (APN), el primer ministro chino, Li Keqiang, declaró que China prometió abrir más sus puertas a los inversionistas extranjeros y liberar y facilitar en mayor medida el comercio y la inversión.

   "Nosotros fortaleceremos la alineación con las reglas de negocios internacionales e impulsaremos un ambiente de negocios de clase mundial", indicó.

El país abrirá completamente su sector de manufactura general y expandirá el acceso de la inversión extranjera a sectores como servicios financieros, telecomunicaciones, servicios médicos, educación, atención a ancianos y vehículos de energías nuevas.

Al advertir sobre el incremento del proteccionismo, el primer ministro también manifestó el apoyo de China a la promoción de la globalización económica y a la protección del libre comercio.

"China insta a que las disputas comerciales se resuelvan por medio de discusiones en condiciones de igualdad, se opone al proteccionismo comercial y salvaguardará con firmeza sus derechos legítimos", indicó. El país está listo para trabajar con todas las partes a fin de lograr el avance de las negociaciones de comercio multilaterales.

 China también expandirá activamente las importaciones este año ya que aspira a abrir más su mercado, dijo Li. El país llevará a cabo este año la primera Exposición Internacional de Importaciones de China y disminuirá los aranceles a las importaciones de productos, desde automóviles hasta bienes de consumo diario.

Mayor apertura de puertas

El mensaje inspirador en el informe sobre la labor del gobierno hace eco del compromiso asumido por el liderazgo chino en el XIX Congreso Nacional del Partido Comunista de China (PCCh) en octubre pasado de que "China no cerrará su puerta al mundo y que se volverá cada vez más abierta".

   La promesa fue hecha cuando la estrategia de reforma y apertura de China cumple 40 años en 2018, lo que tiene una importancia mucho mayor porque la economía china ha tenido una transición de una fase de rápido crecimiento a una fase de desarrollo de alta calidad.

La reforma y apertura fue una acción innovadora para convertir a China en lo que es actualmente y ahora para lograr las dos metas centenarias, comentó el primer ministro.

Liu He, un alto funcionario chino, dijo en una reunión anual del Foro Económico Mundial celebrada en enero que China "tiene que avanzar en la reforma y apertura a un ritmo más rápido" para cumplir los objetivos de desarrollo.

No se trata de palabras vacías, los planes concretos se están convirtiendo en acción de forma gradual.

Un enfoque de lista negativa para el ingreso al mercado, que define los ámbitos en los que se prohíbe o limita la inversión extranjera, se ha aplicado a nivel nacional. Asimismo, se está preparando un plan para construir un puerto de libre comercio en Shanghai.

   Como menciona el informe sobre la labor del gobierno, la primera Exposición Internacional de Importaciones de China está prevista del 5 al 10 de noviembre de este año en Shanghai para ayudar a más productos extranjeros a entrar en China con una población de ingresos medios de 400 millones, la más grande del mundo.

Trazando el curso correcto

La creciente tendencia de proteccionismo comercial ha sido un tema que preocupa a los legisladores y asesores políticos chinos durante las sesiones anuales legislativa y de consulta política.

Jia Qingguo, decano de Estudios Internacionales en la Universidad de Pekín, advirtió sobre señales de "una guerra comercial global" después de que Estados Unidos anunciara la semana pasada planes de imponer aranceles a las importaciones de acero y aluminio.

  "La gente del mundo entero ha expresado sus preocupaciones al respecto", comentó Jia, quien también es miembro del XIII Comité Nacional de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino, el máximo órgano de asesoría política del país.

   Ante un retroceso en la globalización, China ha pedido a la comunidad internacional que reconozca los problemas en lugar de evitarlos.

   "Estamos comprometidos a lograr el crecimiento compartido a través de la discusión y de la colaboración", indicó el primer ministro.

El Instituto Global McKinsey dijo en un informe el año pasado que aunque la globalización ha sido una fuerza poderosa para el crecimiento económico, los estadistas ahora enfrentan los desafíos de encontrar una forma de preservar los beneficios de la globalización al mismo tiempo que abordan sus consecuencias negativas.

  El presidente chino, Xi Jinping, ha destacado la visión de construcción de "una comunidad de destino de la humanidad", que subraya la promoción de la liberalización y facilitación del comercio y de la inversión, y volver a la globalización más abierta, inclusiva y equilibrada para que sus beneficios sean compartidos por todos.