CICLO DE CONCIERTOS DESDE EL SÁBADO
Sonido celestial de Bach con el órgano de la Catedral

Foto cortesía Ministerio de Cultura

17 grandes maestros serán los encargados de interpretar excelsas obras de Johann Sebastián Bach en el renovado órgano de la Catedral Primada de Colombia para una serie de conciertos tan majestuosos y exigentes como el mismo escenario.

Bach en Bogotá se “bautizó” esta temporada de conciertos con el que se rinde un inédito homenaje al gran músico y compositor europeo.  Nunca antes se había logrado reunir a tantos organistas representantes de diferentes escuelas, países y generaciones para interpretar la obra completa para órgano de este compositor barroco.

La nómina de lujo para este ciclo musical, sin duda una gran apuesta de la Iglesia Católica para acercar a los capitalinos a los grandes maestros de la música, está conformada, entre otros por, la japonesa Kei Koito –quien abrirá la temporada el próximo sábado-, el francés Ghislian Leroy, el holandés Matthias Havinga, el norteamericano Dexter Kennedy, la uruguaya Cristina García, el británico Robert Huw Morgan y el sueco Hans Fagius.

Y aunque el ciclo de conciertos serán el último sábado del mes, las dos corales de Bach se interpretarán a mediados de abril, con motivo de la Semana Santa.

 Como se recordará el órgano de la Catedral Primada es uno de los más antiguos y más grandes de América Latina. Su llegada al país se remonta al siglo XIX y tras décadas de uso, se silenció. Sin embargo, a comienzos de 2013, el Ministerio de Cultura, la Arquidiócesis de Bogotá y el Fondo Nacional del Turismo otorgaron los recursos para su restauración, titánica labor que realizó Gearhar Grenzing  a un costo de $2.515 millones y durante tres años.

Para su reparación fue necesario traer 1000 tubos de Barcelona que le hacían falta. Y fue sorprendente, al concluir los trabajos, verificar que el órgano conservara su sonido original, dado que es muy fácil que lo pierda por falta de uso o un cualquier golpe.

A finales del año pasado se hicieron dos conciertos de prueba con el renovado órgano, que amén de sus notas originales  se convierte en un sonido único por su ubicación dentro de la estructura de la Catedral.

La ministra de Cultura, Mariana Garcés, afirmó que “lo que queremos con esta recuperación es que la Catedral se convierta en un recinto para la música, un lugar donde los grandes organistas puedan estar presentes y se construya una oferta cultural desde este espacio en beneficio de todos los habitantes de la capital”.

Agregó Garcés que “éste es un proyecto ambicioso, pues no solo quiere rescatar la cultura, sino también establecer alianzas con universidades que permitan la formación de organistas colombianos”.

Por su parte, monseñor Miguel Ángel Huertas, quien lleva 20 años en este templo señaló que “este es un espacio donde se podrá disfrutar de la música clásica en todo su esplendor y con grandes exponentes, sin necesidad de pagar, cosa que no se lograría en un teatro por un evento de tal magnitud” .

‘Bach en Bogotá’ es una oportunidad única para  disfrutar el imponente e inigualable sonido de este órgano que cuenta con 4.500 flautas, accionadas por una moderna consola de cuatro teclados. Para este evento,  la misma  será movida hasta la mitad de la nave de la Catedral, con el fin de que todas las personas puedan observar cómo es el movimiento de las manos y los pies de los artistas al momento de tocar este majestuoso instrumento.

Con la última restauración, el órgano fue ampliado a su estructura original, la cual  había perdido en 1965, con la renovación que le hizo  el ingeniero alemán Oskar Binder, quien suprimió un tercio de tubos del antiquísimo instrumento.

Adicional a esta temporada de conciertos que se extenderá hasta fin de año, se dará la oportunidad a los estudiantes de música de aprender de los grandes maestros. Así, los elegidos podrán tocar por 15 minutos alguna obra en el órgano y los expertos les darán las recomendaciones que consideren necesario.

A la par de ello, a partir  del segundo concierto,  programado para el 22 de abril y previo al inicio de cada presentación, el crítico de música Emilio Sanmiguel realizará un conversatorio relacionado con aspectos de las obras que se interpretarán en el programa del día del conversatorio.

Sin duda lo que comenzará a suceder en la Catedral Primada de Bogotá, desde el próximo sábado además de inédito es una cita imperdible con la cultura. Independientemente de conocer sobre la música clásica y la religiosa, los asistentes podrán disfrutar de las grandes obras del “gigante” compositor Bach, sonidos excelsos que se convertirán en celestiales tanto por la calidad interpretativa de los 17 elegidos, como por el instrumento  (órgano) y el entorno de recogimiento y paz del “bendecido” escenario.

El legado del alemán Bach es tan vasto y variado como majestuoso.  Escribió en casi todos los géneros y formas de su época, en multitud de combinaciones instrumentales y vocales. Culminó y realizó obras destacables en todos ellos e incluso creó géneros nuevos, como la sonata para teclado y un instrumento.6

Lo que se podrá apreciar en Bogotá es tan solo una parte de este gigantesco legado, pero tan o más exigente que otras obras.

Hasta el día de su muerte escribió espectaculares melodías. Sus composiciones seculares reflejaban su compromiso con la fe.  Bach a menudo escribía las iniciales I.N.J. para el latino In Nomine Jesu  (En nombre de Jesús), sobre sus partituras y muchas de éstas son las que conforman el repertorio que se interpretará en la Catedral cuando el órgano, en manos de grandes intérpretes vuelva a sonar. Sin duda, será un sonido celestial.