RECOMENDACIONES
FMI pide a Colombia reducir el hueco fiscal

Foto Xinhua

Bajar más rápido las tasas de interés y adoptar políticas para reducir el alto déficit fiscal, pidió el Fondo Monetario Internacional, FMI, al Gobierno como conclusión de su visita dentro de la Misión de Consulta que estuvo durante dos semanas en el país.

Señala el organismo que el rápido descenso del costo de vida y el anclaje de las expectativas de inflación brindan margen para una cierta relajación de la política monetaria durante el año. La aproximación de la tasa de política monetaria a su nivel neutral incentivará la demanda interna y al mismo tiempo continuará encaminando el déficit en cuenta corriente hacia un nivel más cercano al de equilibrio a mediano plazo. La misión comparte con las autoridades la opinión de que, las decisiones de política de tasas de interés llevará la inflación al nivel meta de 3% en el horizonte de política, y que la trayectoria exacta de la tasa de interés seguirá estando supeditada a los datos. La restricción de la demanda a causa de la política fiscal cederá a medida que los gobiernos regionales incrementen el gasto y al tiempo que las autoridades encauzan el déficit del Gobierno central hacia la meta 3,3% del PIB. El tipo de cambio flexible continuará siendo la primera línea de defensa contra los shocks externos.

Colombia fuerte

Indica que Colombia soportó múltiples shocks externos e internos en 2016. El continuo descenso del precio mundial del petróleo hizo mella en los ingresos fiscales y las exportaciones; y las dificultades económicas que atraviesan los socios regionales entorpecieron los esfuerzos para diversificar las exportaciones. En el plano interno, un paro camionero nacional y los efectos prolongados de El Niño generaron presiones inflacionarias y restringieron la actividad.

La política fiscal siguió estando aferrada en la regla fiscal estructural, mientras que la política monetaria reaccionó de forma flexible ante condiciones cambiantes. El Gobierno Central continuó ejerciendo moderación fiscal. La meta de equilibrio estructural se logró mediante una combinación de recortes del gasto primario y ciertos avances en la administración tributaria. La ejecución débil del gasto a nivel de los gobiernos sub-nacionales estuvo dentro de lo que es normal para las administraciones en su primer año y agravó el efecto de moderación de la demanda provocado por la política fiscal. El ciclo restrictivo del banco central continuó hasta agosto y situó la tasa de política monetaria por encima de su nivel neutral a fin de contener la inflación, la cual en julio alcanzó un máximo no observado en varios años.

La adopción de una política económica más restrictiva fue adecuada y propició un ajuste más rápido de lo previsto. El crecimiento del PIB real disminuyó a 2% debido a una marcada desaceleración de la demanda interna, lo cual contribuyó a reducir el déficit en cuenta corriente más rápido de lo previsto.

Los datos más recientes apuntan a que el crecimiento del PIB podría seguir siendo limitado en la primer parte de 2017, pese a que ya hay indicios de una cierta recuperación de las exportaciones no tradicionales.

Perspectivas

En medio de una mejora de la coyuntura externa y la disipación de los shocks internos de 2016, la misión prevé un leve repunte del crecimiento del PIB real a 2,3% en 2017, a medida que se reactiva la inversión, incluida la que se realiza en proyectos 4G.

Señala el organismo multilateral que el déficit en cuenta corriente continuará reduciéndose gracias al aumento de los precios del petróleo y a mayores exportaciones de materias primas no tradicionales. La inflación mantendrá su tendencia a la baja pese al impacto transitorio del aumento del IVA. Los riesgos a la baja se deben en parte a que las necesidades de financiamiento externo bruto siguen siendo relativamente elevadas; tales riegos incluyen episodios de volatilidad financiera y nuevas caídas del precios del petróleo que podrían reducir los ingresos fiscales y provocar la depreciación de la moneda e inflación, en tanto que la incertidumbre política, tanto global como local, podría dañar la confianza y retrasar la inversión. El desempeño más flojo de lo previsto de las exportaciones no tradicionales es un riesgo para el logro de una posición externa sostenible.

La misión elogia la reforma tributaria estructural que permitirá una consolidación fiscal más equilibrada y que a la vez mejorará la competitividad.

El estatuto reduce adecuadamente la carga impositiva de las empresas y además simplifica el sistema tributario, sostuvo el FMI.

El carácter progresivo de la reforma está limitado en cierta medida por el impacto reducido que tiene en los ingresos generados por el impuesto sobre la renta de las personas naturales.

Las perspectivas a mediano plazo de Colombia son favorables. El sólido desempeño del crecimiento de Colombia durante la última década obedeció en parte a condiciones demográficas favorables y a la respuesta de la inversión al auge de las materias primas.

Las perspectivas a mediano plazo dependerán más del crecimiento de la productividad y la diversificación de las fuentes del crecimiento. La ejecución sin demora del programa de reforma de las autoridades, resumido en la estrategia Colombia Repunta, que incluye el fortalecimiento de la infraestructura y la educación y la simplificación de las regulaciones estimularía el crecimiento efectivo y potencial. La eliminación de barreras arancelarias en sectores clave y los esfuerzos constantes para reducir las barreras no arancelarias y mejorar la coordinación interinstitucional dentro del Gobierno mejoraría la competitividad y propiciaría la diversificación de las exportaciones. La misión prevé que el crecimiento se afiance en 2018 y que continúe en esa trayectoria a mediano plazo.

La implementación del acuerdo de paz estimulará el crecimiento inclusivo a mediano y largo plazo. La misión elogia el compromiso de las autoridades para implementar el acuerdo de paz y al mismo tiempo proteger la sostenibilidad fiscal, aprovechando prudentemente el espacio fiscal creado por la reforma tributaria y dando prioridad al fortalecimiento de la presencia del Estado en las municipalidades más vulnerables. Al igual que las autoridades, la misión hace hincapié en la reasignación del gasto como fuente principal de financiamiento y alienta a las autoridades a incorporar sin demora el plan financiero relacionado con la paz en el marco fiscal a mediano plazo.

El sistema financiero parece ser sólido, pero los riesgos latentes justifican una vigilancia estrecha. Las sólidas normas prudenciales han ayudado a amortiguar el impacto de los shocks, y las pruebas de tensión realizadas por las autoridades indican que los bancos pueden resistir choques macrofinancieros fuertes.