CORTE DEL 2016
Déficit en cuenta corriente: 4,4% del PIB

Foto cortesía Mintransporte

El balance en cuenta corriente registró un saldo negativo de US$12.541 millones, inferior en US$6.239 millones al registrado en 2015. De esta manera, el déficit de 2016 representó 4,4% del PIB, nivel ligeramente inferior a nuestro estimado de 4,5% y 2 puntos frente al observado un año atrás (6,4% del PIB).

El resultado se explicó principalmente por un déficit comercial de bienes por US$10,261 millones, en comercio de servicios por US$3,020 millones y en renta de los factores por US$4,910 millones, que fueron parcialmente compensados por US$5,650 millones en ingresos netos de transferencias corrientes.

De acuerdo con el Banco de la República, en el último cuarto del año pasado el déficit de cuenta corriente se redujo en 29,7% con respecto al trimestre previo y en 36,8% con respecto al cuarto trimestre del 2015.

Cuarto trimestre

En el cuarto trimestre del 2016 la cuenta corriente arrojó un resultado de -US$2.555 millones influenciado por el déficit de bienes y servicios de US$3.120 millones y de US$1.064 millones en la renta de factores. En contraste, las transferencias corrientes exhibieron un superávit de US$1.628 millones. De este modo, el déficit en cuenta corriente como porcentaje del PIB fue 3,2% en el último trimestre de 2016.

En la comparación trimestral los 3 componentes mostraron ajustes favorables. En el caso del balance de bienes y servicios el ajuste fue de -36,9% influenciado tanto por ajustes en el balance de bienes como en el de servicios. En el primer subcomponente hubo una reducción en el déficit de 7,3% al pasar de US$2.667 millones en el tercer trimestre del 2016 a US$2.472 millones. Servicios

Entre tanto el déficit de servicios se redujo en 25,4% hasta US$648 millones. Por su parte, la renta de factores ajustó su déficit desde US$1.432 millones hasta US$1.064 millones y las transferencias corrientes se incrementaron en 22,2% desde US$1.333 millones hasta US$1.628 millones.

En la comparación anual el único componente que se deterioró fue el de renta de factores. En efecto, el balance de bienes y servicios redujo su déficit en 36,9% y el de transferencias aumentó su superávit en 12,1%. En el primer subcomponente el déficit de bienes se ajustó 39,8% y el de servicios en 22,1%. En contraste, el desbalance de renta de factores se amplío significativamente a una tasa del 90,8% al pasar de –US$ 558 millones a –US$1.064 millones.

Financiamiento

Dentro de las principales fuentes de financiamiento se observó un desempeño mixto. En relación con la inversión extranjera directa neta, su posición deficitaria se redujo tanto en la comparación trimestral como anual, al pasar de US$1.337 millones en el cuarto trimestre del 2015 y de US$1.517 millones en el tercer trimestre del 2016 a US$1.084 millones en el cuarto trimestre del 2016. Por su parte, la inversión extranjera de portafolio neta registró un déficit mayor al pasar de US$17 millones en el cuarto trimestre del 2015 y –US$950 millones en el tercer trimestre del 2016 a –US$1.199 millones en el cuarto trimestre del 2016. Lo anterior pone de manifiesto la dinámica y el apetito favorable que siguen mostrando en los últimos meses los inversionistas extranjeros en activos financieros.

La corrección del desbalance en cuenta corriente en 2016 se dio en medio de una mayor reducción en los egresos que en los ingresos. De hecho, los egresos de la cuenta corriente pasaron de US$74.597 millones en 2015 a US$64.417 millones (-13,7%), mientras que los ingresos pasaron de US$55.817 millones a US$51.876 millones (-7,1%). Este resultado pone de manifiesto que el ajuste en el desbalance externo del país estuvo más asociado a la menor dinámica de la demanda interna que a una posición más competitiva de Colombia que se refleje principalmente en un impulso de las exportaciones.

Presión cambiaria

El desequilibrio en dólares se redujo frente a 2015, pero la depreciación cambiaria afectó una mayor corrección el indicador relativo al PIB. En 2016 la tasa de cambio experimentó una depreciación promedio de 11,2%, lo cual reduce el PIB corriente en dólares. No obstante, la mayor pérdida de valor del peso contribuyó a que la demanda por bienes importados se siguiera reduciendo, principalmente componente que contribuyó al descenso en el desequilibrio en dólares.

En 2016 la cuenta financiera registró entradas netas de capital inferiores a las observadas en 2015. En efecto, al incluir activos de reserva (US$165 millones), se valoraron entradas netas de capital por US$12.764 millones, menores en US$5.529 millones a lo observado un año atrás. En términos del PIB, la cuenta financiera se redujo desde 6,2% hasta 4,5%.

Vale la pena resaltar que los ingresos de capital en 2016 fueron 3,2% inferiores que en 2015. De estos, la IED representó el 56% del total de recursos que ingresaron al país hasta alcanzar un registro de US$13.593 millones en 2016. La inversión extranjera de portafolio hacia Colombia sumó US$8.907 millones en 2016, 9,2% inferior al consolidado de 2015. Del total de portafolio, el 79,9% estuvo asociado con la colocación de deuda por parte del sector público y el restante 20,1% del privado. Así mismo, las compras de TES tuvieron el mayor flujo relativo al total de inversión de portafolio (58,4%).

En cuanto la posición de inversión internacional, los pasivos de Colombia siguen soportados principalmente en la IED. Puntualmente, los pasivos externos del país tienen una composición de 54% en IED, 27% en portafolio y 19% en otras inversiones. Por su parte, los activos externos tienen una composición de 32% en IED, de 25% en portafolio, de 29% en activos de reserva y de 14% en otras inversiones.

Otro rumbo

Como conclusión de este informe se destaca que el desbalance externo se corrigió en 2016. El déficit en cuenta corriente como porcentaje del PIB pasó de 6,4% en 2015 a 4,4% en 2016. Dicho comportamiento refleja una corrección de US$6.239 millones hasta -US$12.541 millones. Sin embargo, consideramos que el aporte de los egresos externos sigue siendo alto con respecto al desempeño de los ingresos, lo cual refleja que el ajuste se está dando de forma sub-óptima.

De las fuentes de inversión extranjera en Colombia, la IED sigue ocupando la mayor participación. Si tenemos en cuenta la IED y la de portafolio, encontramos que en 2016 la primera volvió a ganar relevancia con respecto a la de portafolio. En efecto, en 2014 la participación de la IED entre el agregado de ambas fuentes de financiamiento era de 46,4%, en 2015 pasó a 54,5% y en 2016 a 60,4%. Para 2017, esperamos que la IED hacia Colombia sea de US$13.370 millones en tanto que la de portafolio sería de US$9.380.

Esperamos que 2017 el desequilibrio de la cuenta corriente como porcentaje del PIB registre una corrección adicional. Puntualmente, nuestros modelos sugieren que el desbalance externo del país será de 4% del PIB en 2017. No obstante, dicho ajuste está soportado principalmente en la apreciación esperada del peso colombiano (4,6% en promedio), toda vez que esperamos que el déficit en valor arroje un resultado similar al de 2016 y se ubique este año en –US$12.420 millones.