BLANCO Y NEGRO
Reinó la posverdad

Se hizo entrega del Premio Nacional de Periodismo CPB, durante un solemne acto, lleno de cuestionamientos sobre la libertad de expresión y el derecho de las gentes a estar bien informadas. El Presidente Santos pidió a los periodistas ser los mejores aliados de la verdad en lugar de hacerle juego a la posverdad. “La prensa ya no es el cuarto poder. Fue reemplazado por el poder financiero que la compró”, dijo el presidente del CPB, William Giraldo. “Salgamos a la calle, volvamos a la reportería… Démosle a la prensa el papel que le corresponde”, advirtió María Elvira Arango, presidenta del Jurado que escogió a los ganadores de los galardones.

Hay serios cuestionamientos sobre el papel de la prensa en estos momentos en que el mundo ha sido invadido por la tecnología, por las redes, por la posverdad y por la prevalencia de las emociones sobre los hechos. Los periodistas y el presidente  -también periodista-  llegaron a un consenso: “las emociones y las creencias les están ganando terreno a los argumentos, a la verdad y a los hechos objetivos. !Y es esa la batalla, esa batalla es la que no podemos perder”.

El Presidente basó su intervención en la posverdad, que en su libro “Enough Said” trata a fondo el presidente del New York Times, Mark Thompson, porque los ciudadanos de hoy, “están acudiendo más al corazón que la cabeza”. Pidió a sus colegas “no dejar de hacer el buen periodismo. Periodismo serio, argumentado, riguroso, responsable y ¡ojo!, constructivo, que rete al lector y lo invite a pensar.

Y en esos precisos momentos, el jefe del Estado y Premio Nobel de la Paz, era víctima de la posverdad por parte de sus opositores, que a través de las declaraciones de un cuestionado personaje, inundó los medios con acusaciones  -no confirmadas- del ingreso de dineros de Odebrecht a su campaña. Todos los medios, -sin investigar, ni exigir pruebas- durante varios días repletaron sus páginas y espacios con esa versión, temerariamente respaldada con declaraciones y ruedas de prensa del Fiscal.

Vino luego la verdad. El acusador se retractó y los medios escasamente se ocuparon del asunto. No hubo rueda de prensa del Fiscal, ni invasión de los medios con esa nueva noticia. Total, ganaron la posverdad y el escaso periodismo que estamos ejerciendo.

BLANCO: La reforma política puede fortalecer nuestra democracia.

NEGRO: Maduro sigue atropellando en Venezuela. Otro duro golpe a la prensa y a la ciudadanía. Saca del aire canales y medios de comunicación.

[email protected]