ES TAN O MÁS COMPLICADO QUE BAJAR KILOS
Suba peso de forma saludable

Foto cortesía

SUBIR  de peso puede llegar a ser igual de complejo que bajarlo, pues, aunque no lo crea, en ambos casos se debe recurrir a un régimen de alimentación balanceado, para evitar caer en excesos como la ingesta de alimentos ricos en grasas, ‘malas’ en su mayoría, que lo único que logran en algunos casos, es aumentar el colesterol y triglicéridos, poniendo en riesgo el buen funcionamiento del organismo.

 Estar por debajo del peso normal también se convierte en un riesgo para la salud. Antes se hablaba únicamente de si el peso estaba alto o bajo, ahora es muy importante conocer la composición corporal, saber cómo está compuesto el organismo: grasa, músculos y huesos para determinar si es adecuada o no. Por ejemplo, el peso puede ser bajo con respecto a la estatura, pero al analizar la composición corporal hay una adecuada distribución del músculo, grasa y hueso.

Algunas personas se alimentan correctamente y de esta manera están recibiendo todos los nutrientes necesarios para que el organismo funcione correctamente, pero no alcanzan a tener una mejor relación entre el peso y la estatura, estas personas están en bajo peso, pero no desnutridas. Son términos diferentes.

 Pero si la persona tiene un bajo peso y además no consume los nutrientes necesarios, comienzan a presentarse deficiencias de nutrientes y también, aparecen enfermedades relacionadas con la falta de éstos, como deficiencias del sistema inmune y mayor riesgo de sufrir infecciones, osteoporosis, entre otros. 

 Factores que influyen en el bajo peso

 Si bien es cierto, el peso está directamente relacionado con la constitución física, la herencia genética, el tamaño de los huesos, entre otros factores, hay que, primero, ser conscientes de esto, y segundo, tener en cuenta cómo es el balance de las calorías que se consumen al día, versus el gasto energético de éstas de acuerdo con la actividad física o rutina de cada persona. Así pues, el bajo peso se puede deber a varias razones:

*   No consumir los nutrientes necesarios para cumplir las funciones básicas del organismo, por lo tanto, lo poco que se recibe se gasta en esas funciones.

* Tener un metabolismo acelerado, gastar mucho más rápido las calorías que ingresan, y no hay suficiente para acumular en tejidos.

*   Actividad física inapropiada, que lleva al gasto más alto de energía y destrucción de tejidos como fibras musculares. Así como las malas prácticas en alimentación cuando se realiza actividad física.

 No es comer de todo   

Seguramente, muchos pensarán que subir de peso es la excusa para darse muchos gustos, entre ellos, la ‘comida chatarra’. Pero no, esa es una idea equivocada. Subir de peso es un proceso que requiere seguir un plan alimentario estructurado y un plan de ejercicios diseñados y enfocados en el aumento de masa muscular. Comer “de todo” sin tener un orden puede llevar a presentar otras enfermedades como aumento de las grasas o desequilibrios en la absorción del azúcar. Se puede lograr el aumento de peso, pero no de manera saludable.

Si se habla de aumento de masa muscular, el trabajo del ejercicio se enfoca principalmente en brazos y piernas, y se fortalece tórax. Es importante seguir las recomendaciones de un entrenador físico. Adicionalmente se debe seguir un plan alimentario con muy buen aporte de proteína para la construcción de la masa muscular, y carbohidratos como combustible para la realización de la actividad física.

Cinco puntos clave

Expertos de Herbalife ofrecen estas recomendaciones para quienes quieren o necesitan subir de peso, de forma equilibrada y saludable:

 1.  Incluya todos los nutrientes dentro de una alimentación equilibrada: proteínas, carbohidratos y grasas, también las vitaminas y los minerales. La idea es tener alta densidad de nutrientes en cada tiempo de comida. En general se debe aumentar la cantidad total de calorías en el día, pero de manera saludable.

2.   Distribuya los alimentos en 5 o 6 comidas al día, así es más fácil aumentar el tamaño de las porciones de los alimentos que se están consumiendo y lograr cubrir las recomendaciones de nutrientes.

3. Incluya en los refrigerios alimentos que contengan proteína y carbohidratos.

4.  Inicie un programa de ejercicio de fuerza, enfocado en el aumento de la masa muscular, dirigido por su entrenador físico.

5.   De ser necesario, incluya suplementos que le ayuden a completar las recomendaciones de nutrientes al día, ya que en muchas ocasiones estas no se alcanzan a cubrir únicamente con alimentos, porque son necesidades muy elevadas.