Rifirrafe por peajes de Urabá

Foto Montaje El Nuevo Siglo

El Gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez, dijo que propondrá al Gobierno Nacional que los tres peajes se conviertan en uno solo, y que se exima de su pago a los más humildes, así como establecer una tarifa preferencial para los vehículos matriculados en los municipios de la zona.

Pérez Gutiérrez expresó también que espera propuestas sobre este tema en el consejo de seguridad por parte del Gobierno Nacional, para poder entrar a definir soluciones concertadas de manera cívica.

El gobernador expresó su deseo de convencer al Gobierno Nacional de su propuesta y recalcó que el desarrollo de Urabá es imparable, pero hay que erradicar la violencia que la afecta y hacer de la zona un territorio sin miedo, pacífico, progresista y con oportunidades para todos.

Sobre los sectores de menos recursos en la zona de influencia, Pérez insistió que sean eximidos del pago de dicho peaje.

De igual forma, el mandatario criticó que hubiese empresarios del sector que inexplicablemente estaban exentos del pago de estos peajes “lo que crea un desequilibrio económico que puede ir en contra del aporte que tienen que hacer los de menos recursos”.

Opinó, que tanto en Antioquia como en cualquier lugar del país, es imposible tener dobles calzadas y vías de buenas especificaciones sin cobro de peajes.

En lo referente a los desmanes ocurridos el viernes 5 de enero, el primer mandatario de los antioqueños explicó que pandillas de la zona, en especial aquellas con menores de edad, les pagaron con alimento, dinero y hasta con droga para que atacaran a la institucionalidad.

Consideró además, que faltó eficacia por parte de la fuerza pública. “Desafortunadamente no observé una eficiencia inmediata de Policía y Ejército, fueron más competitivos los pandilleros que los uniformados del Estado”, dijo el Gobernador.

Por su parte el ministro de Transporte, Germán Cardona, había confirmado a varios medios que a pesar de las protestas no serían retirados los peajes instalados en la zona de Turbo, en Antioquia.

Los peajes, cuya ubicación ha generado dificultades de orden público entre la población del Urabá antioqueño, se mantendrán operando, señaló el funcionario.

El ministro Cardona afirmó que la situación ya ha sido concertada con varios de los líderes comunitarios de la zona. “De todas maneras esos peajes se construyeron y podríamos tener unos hallazgos fiscales de la Contraloría General de la República si no ponemos a funcionar esos peajes como, en efecto, ya están funcionando”, indicó Cardona.

El ministro destacó que los protagonistas de desmanes y desórdenes no hacen parte de la comunidad con la que se concertó la operación de los peajes y destacó que ahora es una situación de orden público que se sale a su competencia.

“Desafortunadamente aparecieron unas personas que no tienen nada que ver con la situación que están promoviendo unas acciones en el Urabá de las cuales somos ajenos, pero tengo entendido que ya la Policía está atendiendo la situación”, puntualizó el ministro.

Asimismo, la Agencia Nacional de Infraestructura y el Ministerio de Transporte explicaron que solo el 3,19% del parque automotor de esta subregión de Antioquia tendría que pagar el uso de esta autopista de cuarta generación.

A corte de junio del 2017, los vehículos matriculados en los municipios de Turbo, Chigorodó, Carepa y Apartadó son 83 mil 697; de los cuales 81 mil 24 son motocicletas que están exentas del pago de peajes; mil 691 son automóviles, camionetas y camperos; 470 son buses, busetas y microbuses, y 512 son vehículos de transporte de carga.

La Agencia Nacional de Infraestructura recordó que los 2 mil 663 vehículos restantes que sí tienen que pagar los peajes en Urabá, sí se inscriben en las alcaldía se les cobraría una tarifa especial.