Off the record

Foto archivo El Nuevo Siglo

 

El ministro de Transporte, Germán Cardona, y el presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), Dimitri Zaninovich, se reunieron ayer con cerca de 200 de interventores de las firmas que trabajan a nivel nacional para hacer un llamado a la responsabilidad en el desempeño de su importante labor para la seguridad de los colombianos. “Esta tragedia, que todos lamentamos y no debe volver a ocurrir, nos debe servir para revisar y reforzar sus esfuerzos de vigilancia en cada una de las obras. Es una alerta que exige de todos un nuevo compromiso para recuperar la confianza en el futuro de esta revolución de la infraestructura”, dijo Cardona.

 

Rigor técnico

 

En la reunión, donde se dieron cita otros expertos como Eduardo Behrentz, vicerrector académico de la Universidad de los Andes, y el ingeniero Carlos Ángulo Galvis, decano de la ingeniería de consulta de Colombia, quienes aportaron su visión frente a esta coyuntura y se establecieron compromisos para mejorar y revisar los aspectos que sean necesarios para asegurar que se cumple de manera rigurosa con el seguimiento técnico a la ejecución de los contratos con el Estado.

 

La interventoría es clave

 

El ministro Cardona resaltó la importancia de mantener los más altos estándares en la gestión de interventoría en el país que aseguren que no se repita esta tragedia y tengamos absoluta seguridad sobre la calidad de las grandes obras de infraestructura que se vienen adelantando. “La revolución de la infraestructura que está en marcha no se detiene, tenemos que seguir adelante para traer prosperidad a todos los colombianos y conectar a nuestro país. Tenemos que asegurarnos de que este lamentable episodio no se repita y que nuestras obras de infraestructura sean siempre sinónimo de calidad superior”, aseguró.

 

¿Y las viviendas seguras?

 

A propósito de cosas bien (o mal) construidas y del drama que viven unas cien familias cartageneras, el ministro de Vivienda, Camilo Sánchez, aseguró que la ley de vivienda segura ya está funcionando y que los decretos que están vigentes tienen todas las garantías para que las construcciones lícitas se hagan con la calidad necesaria. “Los que quieren que pongamos más seguros solo están buscando beneficiarse con un negocio particular que va a beneficiar a las aseguradoras y va a perjudicar a los compradores de vivienda en Colombia”, sostuvo.

 

Cosas diferentes

 

El ministro Sánchez explicó que no se puede confundir el control urbano que deben realizar los entes territoriales con la reglamentación de la ley. “Las normas están vigentes y lo que necesitamos es que los alcaldes, las oficinas de planeación y los curadores urbanos las hagan cumplir y ejerzan su función. No puede ser que después de varios meses de haber iniciado las construcciones estos entes se den cuenta que edificios que ya están hechos eran ilegales”, agregó.

 

Lo legal y lo ilícito

 

“Los casos que se han presentado en Cartagena son de construcciones presuntamente ilícitas, es decir que ni siquiera solicitaron licencia para poder realizar el proyecto, por consiguiente ningún seguro del país los puede cobijar”, puntualizó Sánchez, anotando que desde junio de 2017 empezaron a regir las dos primeras fases de la ley de vivienda segura que garantizan mayor control de las licencias urbanísticas, mejores materiales de construcción y mayor control en el momento de iniciar un proyecto.