2018, año de expectativas

Muchas expectativas asoman a este nuevo año; 1. Una situación económica incierta; 2. Elecciones presidenciales y de Congreso; 3. La transición de las Farc de grupo guerrillero a partido político; 4. La firma del Metro para Bogotá; y 5. Colombia en el mundial de fútbol de Rusia.

A ver, son muchas más las que habría para analizar como la JEP, las 16 curules para las víctimas del conflicto, la migración venezolana a Colombia; el proceso de paz con el ELN, el proyecto de ley de tierras y el freno a la corrupción. Aun nos quedamos cortos, hay más y más, pero detengámonos en este pequeño análisis sólo en las 5 primeras:

1. Arrancamos el año con un déficit presupuestal enorme, un índice de endeudamiento que le toma un 25% del presupuesto nacional en servicio a la deuda; un altísimo costo del posconflicto,  incertidumbre en la estabilidad del precio del petróleo y en el incremento de la producción cafetera. Se ve positivamente el ingreso de capitales extranjeros para inversión infraestructural, industrial y turística. Este último sector será un gran alivio para los ingresos del país.

2. Elecciones presidenciales y de Congreso. Pareciera ser que la composición de ambas cámaras no va a sufrir mucha variación, las maquinarias de los partidos están aceitadas y no hay expresiones de opinión que sean atractivas. Lo más probable es que el próximo presidente sea de centro derecha para el equilibrio político, de no ser así y llegara uno de la izquierda complicaría el futuro nacional.

3. Las Farc se estrenan en su lucha política, aún el dinero que tienen para invertir en compra de votos, en amedrentar a la población sus resultados electorales no van a ser significativos, por lo menos por ahora. No creo que la gente en Barranquilla se desmande a votar por Santrich o en el país por Iván Márquez, solo sus militantes y algunos pocos simpatizantes. Lo que si hay que ponerle mucho cuidado son las anunciadas UTC, Unidades Tácticas del Común, unas milicias preocupantes que se infiltran en la comunidad para intervenir en la vida de las personas y los barrios, que poco a poco toman influencia política como en Cuba y armada como en Venezuela.

4. El Alcalde de Bogotá garantizó para este año la firma del Metro, hay que creerle puesto que es hombre de palabra y ejecución. Esta obra cambiará la faz de la capital y en el próximo quinquenio el transporte masivo será un alivio.

5. La gran expectativa por el deporte de las masas. La gente espera una gran participación de nuestra selección en el mundial de fútbol y de cumplirse será de enorme beneficio a la salud emocional del pueblo colombiano.

Con lo anterior no cubrimos todo, pero 2018 será un año de muchas expectativas en los grandes y pequeños temas, aun cuándo muchas sombras se ven venir, pero todo depende de nuestra propia actitud y el positivismo que le pongamos. ¡Vamos adelante!

[email protected]