GRACIAS A TECNOLOGÍA Y COOPERACIÓN CULTURAL
Trasládese al París del siglo XIX y conozca lo mejor de Manet

Foto Cortesía

Una visita exclusiva a la exitosa exposición de la Real Academia de Artes de Londres, primera retrospectiva en la historia dedicada exclusivamente a los retratos del enigmático y controversial Edouard Manet (1832-1883), son los que podrán apreciar los colombianos, en la reveladora muestra que en alta definición se proyectará del 27 al 29 de este mes en las principales salas de cine de Bogotá, Cali, Medellín, Barranquilla, Cartagena y Bucaramanga.

Es una oportunidad para conocer las obras de las principales colecciones de Europa, Asia y América y convertirse en un testigo de excepción de esta reveladora muestra.  Proust, Zola y Mallarmé son algunos de los grandes nombres que cobran vida a través de la mirada única y moderna del artista francés.  Los retratos de su familia, amigos y de las figuras políticas y artísticas de la época, reviven el espíritu parisino del siglo XIX. 

50 retratos que lo reviven

A pesar de que los retratos de Manet conforman casi la mitad de toda su producción artística, nunca se habían logrado presentar en una sola exposición que explorara a través de ellos su vida, su entorno, sus trazos y sus inquietudes y búsquedas. En el año 2013 la Real Academia de Artes de Londres se puso a la tarea, logrando reunir más de 50 piezas de colecciones de tres continentes, incluyendo retratos de su modelo más frecuente, su esposa Suzanne Leenhoff; luminarias de la época como Antonin Proust, Émile Zola y Stéphane Mallarmé, junto a otros familiares, amigos, figuras literarias, políticas y artísticas en escenas de la vida cotidiana que revelan el pensamiento de Manet y su enfoque moderno sobre el retrato.

 ‘Manet. Retratar la vida’ nos presenta desde obras maestras como el retrato de ‘Émile Zola’, el de ‘Berthe Morisot con un ramo de violetas’, el magistral ‘Desayuno sobre la hierba’ y algunos de sus escasos autorretratos, hasta piezas inacabadas, cuadros que el artista nunca dejó sacar de su estudio y otros muy enigmáticos y poco conocidos como el ‘Muchacho en la bicicleta’, ‘Eva González’, ‘El Señor Brun’ o el del hijo ilegítimo ‘Pompas de jabón’, a través de los cuales se logra una revisión exhaustiva de la evolución estilística del artista y su interés en analizar y exaltar a cada persona que pintó, sin distinción de rango o título social de la época.

Sus  dos grandes amores: la pintura y Paris

“Manet fue el primero que utilizó figuras reconocibles que habían sido sus modelos en retratos, en escenas más generales de la vida diaria, como una manera de asegurarse de que reproducía con fidelidad la vida moderna”, cuenta MaryAnne Stevens, curadora de la Real Academia de las Artes, en  Londres.

 Como observador distante pero refinado, Manet capturó en sus escenas cotidianas los pasatiempos de la burguesía francesa, la modernización de Francia y el brillo legendario de Paris, su verdadera musa. Esta ciudad inspiró técnicas, enfoques y puntos de vista que no fueron bien apreciados por los críticos de su época. Cada año enviaba cuadros para ser exhibidos en el Salón de Paris pero fueron continuamente rechazados hasta 1861, cuando el Salón presentó ‘El guitarrista español’. Solo hasta 1905, el Salón de Otoño le rindió tributo póstumo con una exposición. Manet murió el 30 de abril de 1883. Varias de sus últimas obras, donde cambió el óleo por el pastel, también hacen parte de esta visita guiada que se verá en enero en Colombia.