ELECCIÓN SERÁ ANTES DEL NUEVE DE FEBRERO
Serpa, virtual presidente del Concejo 2017

Foto archivo El Nuevo Siglo

Hasta hoy, lo único cierto en el manejo político de la capital del país es que el Partido Liberal tendrá los hilos del Concejo de Bogotá este año porque los pactos entre los seis partidos o movimientos que conforman la coalición mayoritaria que apoya al mandatario, Enrique Peñalosa, se cumplirán.

Entonces, en los primeros días de febrero, cuando se instalen las sesiones ordinarias, la postulación de candidato que tienen los votos para ocupar la presidencia del Concejo, será puesta por los seis integrantes de la bancada liberal y que hasta el momento sería Horacio José Serpa Moncada.

EL NUEVO SIGLO conoció en exclusiva que precisamente hace un año, cuando se armó la coalición mayoritaria y se ‘repartió’ el mando del Concejo -primer año para Cambio Radical que entrega en febrero, en 2017 el Partido Liberal, 2018 el turno para la Alianza Verde y el último año del periodo, 2019, para el Centro Democrático- la bancada del Partido Liberal, por unanimidad, dejó en manos de Serpa Moncada la presidencia para este periodo, básicamente porque fue la más alta votación en la ciudad con 36.647 sufragios.

Pero en estos 365 días ha rodado mucha agua por debajo del puente. De los seis integrantes de la bancada, cuatro han manifestado públicamente que sus nombres están en la contienda. Además de Serpa, están Armando Gutiérrez; Luz Marina Gordillo, esposa del exconcejal Cepeda; Germán García Maya, hijo del exconcejal Germán García. Los dos últimos son nuevos en la corporación.

En la otra orilla y quienes dirán la última palabra porque son veteranos en el Concejo de Bogotá, María Victoria Vargas y Jorge Duran Silva no han indicado si estarán en la contienda por la presidencia de la corporación.

¿Por qué se le podría quemar el pan en la puerta del horno a Serpa Moncada en sus aspiraciones a la presidencia del Concejo? Entre los mismos integrantes de la bancada y de otros partidos existe la duda que antes de marzo, cuando se inician las inhabilidades para los que aspiran al Congreso de la República, renuncie a la presidencia del Concejo.

Otro de los factores que podría dañarle el camino a Serpa Moncada para la presidencia del Concejo, en la eventualidad que se lance en marzo para el Congreso, es que tendría que asumir por unos días el primer vicepresidente que le corresponde a la oposición, mientras se vuelve a realizar la elección.

En diálogo con este Diario, Serpa Moncada aseguró que no aspirará al Congreso de la República en 2018 porque pretende, si llega a la presidencia del Concejo de Bogotá, trabajar para dejarle a las nuevas generaciones una ciudad más amable y segura. “Es más, mi trabajo político en la ciudad nunca acabará, pero no aspiraré otra vez a la corporación capitalina”.

La idea de la bancada liberal era reunirse antes de Navidad, cuando aún no se habían clausurado las sesiones, pero ante los compromisos quedó aplazada para la segunda semana de enero.

Entre tanto, algunos integrantes de la bancada tienen la incertidumbre, en la hipótesis que Serpa Moncada no se lance al Congreso, que como la administración del Concejo ocupa las 24 horas y estará en campaña con el papá para el Senado, no tendrá tiempo para atender las situaciones mediáticas y la gerencia de la corporación.

En manos del nuevo presidente del Concejo de Bogotá para este año estarán temas trascendentales para el desarrollo de la capital del país como son las modificaciones al Plan de Ordenamiento Territorial (POT), adoptar el nuevo Código de Convivencia Ciudadana y las vigencias futuras para finalizar el Metro elevado.

 

Después que se resuelva la presidencia vendrá la puja por las comisiones en los distintos partidos. Para este año la comisión del plan corresponde a la Alianza Verde, Gobierno a los conservadores y Hacienda para Cambio Radical. Para alquilar balcón estará la escogencia en la Alianza Verde el manejo de la Comisión del Plan donde se debatirá el POT.