EN SUIZA
Se reanudan negociaciones para reunificar Chipre

Foto Agence France Press

Ginebra, Suiza | AFP | lunes 09/01/2017 - 05:58 UTC-5 | 690 palabras

Los dirigentes chipriotas, griegos y turcos, iniciaron el lunes en Ginebra las cruciales negociaciones, apadrinadas por la ONU, para reunificar la isla de Chipre, dividida desde hace más de 40 años, con una perspectiva de éxito aún incierta.

El dirigente chipriota turco, Mustafa Akinci, y el presidente chipriota griego, Nicos Anastasiades, llegaron, sonrientes, poco antes de la 08H00 GMT al Palacio de las Naciones, sede de la ONU en Ginebra.

Fueron recibidos por el consejero especial del secretario general de la ONU para Chipre, Espen Barth Eude, y por la jefa de la fuerza de mantenimiento de la paz de la ONU en Chipre, Elizabeth Spehar.

Ya se organizaron dos series de discusiones en noviembre en Mont Pelerin, en Suiza, a orillas del Lemán, que terminaron sin verdaderos progresos.

Este tercer encuentro debe durar tres días, seguido el jueves de una Conferencia sobre Chipre, ampliada a los tres "garantes" de la seguridad de la isla: Grecia, Turquía y Gran Bretaña, expotencia colonial que dispone de bases militares en la isla, indicó la ONU.

"Otras partes interesadas también podrían participar", según la ONU.

Eide, el mediador noruego de la ONU, estimó que "existe una real oportunidad de que 2017 sea el año en el que los chipriotas decidan por sí mismos dar vuelta una página de la Historia".

Al llegar a Ginebra el domingo, Anastasiades se declaró "confiado", mientras que Akinci aseguró encarar la negociación "con un espíritu positivo".

 

- Profundas divergencias -

 

La ONU no ha ahorrado esfuerzos para volver a encarrilar el proceso de negociaciones iniciado en mayo de 2015 y que pareció derrumbarse el pasado 22 de noviembre. Reunidos entonces en Suiza, Anastasiades et Akinci sólo pudieron constatar su desacuerdo.

Las profundas divergencias entre las dos partes persisten en temas cruciales como los litigios territoriales, de seguridad o de restitución de propiedades confiscadas.

La isla de Chipre, que tiene un millón de habitantes, está dividida desde 1974, cuando el ejército turco invadió el norte en reacción a un golpe de Estado de chipriotas griegos que pretendían unir Chipre a Grecia, lo que generaba gran inquietud entre la minoría turcochipriota.

La invasión provocó el desplazamiento entre el norte y el sur de decenas de miles de personas --162.000 chipriotas griegos y 48.000 chipriotas turcos, según un informe del Instituto de Investigación para la Paz de Oslo (PRIO)-- que tuvieron súbitamente que abandonar sus bienes.

Hoy, la República de Chipre, miembro de la UE desde 2004, sólo ejerce su autoridad sobre la parte sur, donde viven chipriotas griegos.

Los turcochipriotas viven en el norte, donde se ha autoproclamado la República Turca de Chipre del Norte (RTCN), sólo reconocida por Turquía.

 

- Dos entidades, un Estado federal -

 

Una futura solución de paz pasa por la creación de un Estado federal con dos entidades, chipriota turca y chipriota griega, cuyas lindes hay que fijar.

Los chipriotas turcos, que eran 18% de la población de la isla antes de la partición, controlan actualmente más del 36% del territorio.

En las últimas negociaciones, Anastasiades habría propuesto que la futura entidad turcochipriota obtuviera 28,2% del territorio. Akinci reclamaría un 29,2%.

Pero las divergencias persisten sobre otros temas espinosos, como el proceso de restitución, compensación o intercambio para los propietarios expoliados de sus bienes.

Por ejemplo, varias propiedades de grecochipriotas en el norte están ahora ocupadas por turcochipriotas, colonos turcos --son unos 160.000 llegados de las regiones más pobres de Turquía-- o extranjeros.

Lo exactamente inverso ocurre en el sur, con algunas propiedades que pertenecieron a turcochipriotas ocupadas por chipriotas griegos.

Otro punto de divergencia es la cantidad de desplazados grecochipriostas que serían autorizados a regresar al norte.

Estos asuntos tienen una vital importancia crucial para ambas comunidades, que deberán pronunciarse en un referéndum sobre un eventual plan de paz. Un anterior acuerdo fue rechazado en 2004 por los chipriotas griegos.

Los dos dirigentes se han comprometido a presentar el 11 de enero mapas sobre la repartición territorial de las dos entidades.

El despliegue de tropas turcas en el norte de la isla también es objeto de discordia, el sur pide que se retiren, el norte desea que se conserve su presencia, aunque reducida.