Off the record

Foto archivo El Nuevo Siglo

El aplazamiento del inicio de la ronda de diálogos con el Eln en Quito, que estaba previsto para ayer y ahora será mañana, tiene varias interpretaciones. Según una alta fuente cercana al proceso, era obvio que las partes iban a llegar ayer sin ningún tipo de flexibilidad sobre sus posturas en torno a la liberación del exparlamentario chocoano Odín Sánchez. De allí que, en una acto de realismo y para proteger la misma negociación, se decidió que primero se diera una ronda de contactos privada para tratar de buscar alguna solución a un tema que ya amenaza la viabilidad del proceso. Una segunda hipótesis se refiere a que las presiones sobre el alto Gobierno van en aumento, sobre todo por parte de las Fuerzas Militares y de Policía que han recibido golpes de esa guerrilla en los últimos meses. Según se rumora en fuentes castrenses, la Fuerza Pública urge del Gobierno que se acelere la ubicación de las tropas de las Farc en las zonas veredales y campamentarias  para poder lanzar de forma abierta y sin cuartel operaciones contra varios frentes del Eln cuya área de operación coincide con algunas de las Farc.

¿Fracasó la reforma estatutaria a la salud?

El pacto nacional por la salud que el partido Liberal está proponiendo para superar la crisis de este sector ha generado distintas opiniones en el llamado país político. La primera es que es la reforma estatutaria de la salud que tramitó este Gobierno hace menos de tres años y que en su momento fue presentada como el principio del fin de la crisis, no cumplió con sus objetivos pese a que ya lleva más de un año de implementación con la prerrogativa de que este derecho es fundamental. A ello se suma que en los últimos dos años se le han inyectado recursos de emergencia por más de tres billones de pesos a través de distintas medidas, incluyendo la liquidación de EPS como Caprecom y Saludcoop, así como un plan de saneamiento de la cartera hospitalaria que ya está por encima de los siete billones de pesos.

Partidos acelerarán sus estrategias

Una vez reinicie la próxima semana la actividad parlamentaria, con los proyectos de implementación del acuerdo de paz entre el Gobierno y las Farc, varios partidos tienen previsto acelerar para este primer semestre cumbres, cónclaves, congresos, asambleas y otros eventos internos que inicialmente estaban previstos para el segundo. La razón no es otra que un panorama político y electoral bastante movido que no permite que se aplacen decisiones sobre temas tan importantes como la campaña presidencial y de Congreso, así como la propuesta de cada colectividad para la reforma política y electoral que se plantea tramitar por vía de ‘fast track’ legislativo en menos de cinco meses.

Cautela uribista

Se asegura que el Centro Democrático ya tiene urgencias de definir las reglas del juego para la competencia de sus tres precandidatos presidenciales y otros que estarían en ciernes. Aun  así se dice en las toldas uribistas que el expresidente Álvaro Uribe es partidario en esta materia de aplicar la enseñanza del refrán popular según el cual “no por mucho madrugar amanece más temprano”.

Fenalco y su relación con el Gobierno     

En el gremio de los comerciantes hay opiniones divididas en torno a las relaciones entre el presidente de Fenalco, Guillermo Botero Nieto, y el Gobierno. Como se sabe el dirigente gremial fue muy crítico de los alcances de la reforma tributaria y sus peros también se extendieron a la negociación del aumento salarial para este año. Hay un grupo de comerciantes que considera que Botero defendió de manera enfática la postura de un sector económico que es consciente que tanto el bajo reajuste del sueldo mínimo como el aumento de los impuestos afectará sustancialmente la tasa de consumo de los hogares, especialmente el comercio al detal y por mayor. Pero otro sector de comerciantes sostiene que pese a que Botero tiene la razón en muchos de sus argumentos, hay que evitar que el Gobierno vea a Fenalco como un gremio de oposición ya que ello puede llevar a un cortocircuito igual al que se generó entre el Ejecutivo y Fedegán.