PREPÁRESE DESDE JOVEN PARA LA ADULTEZ
Ocho consejos para combatir la soledad en la vejez

Cuando uno tiene la fortuna de nacer en una familia que lo quiere y educa, se dan las mejores condiciones para un proceso de crecimiento y envejecimiento activo y satisfactorio. Adicionalmente, si se hace un gran énfasis en la educación de calidad, se logra la posibilidad de una longevidad exitosa.

El producto final de lo que será nuestra calidad de vida se condiciona fuertemente desde nuestros primeros años. Con el correr del tiempo se nos da la posibilidad de construir nuestras propias familias, las cuales constituyen un factor protector clave y son el combustible de nuestra felicidad. Sin embargo, sabemos que a veces ocurren cosas en nuestras vidas que pueden influir en la destrucción de esta vital armonía que es la familia.

La pérdida del soporte familiar se constituye en una de las causas más frecuentes para que gran parte de las personas mayores lleguen a sentirse solas en su vejez, lo cual puede acarrear serios detrimentos en su salud física, mental y emocional, sostiene Juan Carlos Molina, médico Geriatra y gerente médico de Pfizer Chile.

Según un estudio realizado por la firma Nielsen y auspiciada por Pfizer Inc. en siete países de Latinoamérica, uno de los mayores miedos de los colombianos en cuanto al envejecimiento es la soledad. Sin embargo, esto no tiene por qué ser así.

Con su campaña “Envejecer con orgullo”, Pfizer Colombia,  busca romper los miedos de millones de personas frente al envejecimiento y proporcionar herramientas tales como los consejos de Manuel Nevado, psicólogo de la Fundación María Wolff, consignados en la crónica: Combatir la Soledad, Enemiga Silenciosa (2013).

Esto con el fin de ayudar a la población mayor a contar con recursos para llevar una vida saludable en la vejez y brindarle nuevas perspectivas que les ayuden a vivir manera activa y sin miedo a la soledad. Las ocho claves que podrá encontrar, según Nevado, para combatir a la soledad en la vejez son:

1. Tener iniciativa: no dejar que otros dirijan su vida.

2. Mantenerse activo: aunque a veces la apatía puede vencer, conviene tener convicción en la actividad escogida, salir de casa, caminar, cantar, pintar, entre otros. La actividad constituye un verdadero fármaco contra la depresión.                                                                                                             

3. Tomar decisiones: aunque no esté inundado de salud, las decisiones económicas y personales son de cada persona mayor y es recomendable mantener el control sobre ellas el mayor tiempo posible.

4. Pedir apoyo y amparo a la familia cuando la situación lo sobrepase: siempre serán una fuente de apoyo en la vida. Atrévase a pedir ayuda cuando la necesite y podrá tener la opción de recibirla.

5. Aprender a convivir positivamente con los recuerdos: cuando ellos se repitan intente dominarlos. Ayuda hacer un álbum fotográfico con tintes biográficos, que resalten los mejores momentos de su vida.

6. Olvidarse de las frases: “Yo ya no estoy para eso” o “Yo ya no puedo”.

7. Participar de actividades sociales: salir de casa  y participar en la vida de barrio, de clubes o centros de mayores. ¡Pertenecer a algo es una de las mayores riquezas!  y nunca es tarde para comenzar.

8. Tener una lista de deseos pendientes: ver qué cosas o metas le quedan por cumplir, por pequeñas que parezcan son importantes y suyas. Por favor adquiera convicción para luchar y cumplir sus sueños (puede ser estudiar algo, conocer una ciudad, entre otros).