Jaime Arias, presidente de Acemi

Foto archivo

Contrario a cualquier previsión y en medio de las quejas de un sistema de salud desfinanciado, el gremio de las EPS, que tendrá que asumir la carga de la recién sancionada ley que amplía cuatro semanas las licencias de maternidad, manifestó su respaldo irrestricto a este nuevo beneficio. 
El presidente de la Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral (Acemi), Jaime Arias, calificó esta nueva normativa como una “muy buena noticia”. Explicó que aunque cuesta más de 120.000 millones de pesos, hay que hacer un paréntesis a manera de excepción para subrayar que en esta Ley claramente serán mayores los beneficios. 

Para Arias, las bondades se pueden medir en materia de gestión de riesgos para la población sana, ya que el país tendrá niños amamantados por más tiempo -actualmente el promedio nacional es dos meses- y esto conducirá a un ahorro por menos servicios prestados. “Pero el real ahorro se da en 20 o 30 años, un niño bien amamantado es una persona que va a ser mucho más sana, es decir que el sistema de salud a largo plazo va a recuperar esa inversión”, dijo.
Señalo que “estamos hablando de dos leyes conectadas, la primera es la que eleva el número de semanas de licencia de maternidad de 14 a 18 semanas, la segunda es la ley sobre lactancia materna. Digo que están conectadas porque una de las cosas buenas que podría producir la primera ley es que las mamás puedan aumentar el número de días de lactancia materna que, en este momento y según la Encuesta de Demografía y Salud, está en un promedio de alrededor de dos meses”.

Indicó que “ersto es apenas una de las muchas medidas que se siguen tomando que golpean tanto al presupuesto de Colombia como a las mismas EPS, pues son ellas las que terminan pagando. El año pasado hubo un impacto enorme por otra medida que no tuvo tanto debate como esta y es igualmente dura. Por medio de una norma legal, se redujo de tres a dos días el pago de las incapacidades a todos los trabajadores en general. Esto costó a las EPS más de 200.000 millones de pesos”.

Ya las EPS están acostumbradas a que anualmente aprueban unas leyes, se toman unas medidas, o hay unas sentencias de las cortes que les imponen nuevas cargas y nuevos gastos que no están financiados. Recibimos eso con mucha preocupación porque el sistema de salud se sigue desfinanciando, está quebrado, como dice el ministro de Salud. Sin embargo, en este caso yo haría una excepción porque aunque es una carga adicional, para el futuro de Colombia va a producir muchos beneficios en los niños, serán mejor nutridos, más aceptados y más queridos.

Las EPS no solamente tienen que mirar el aspecto económico, ante todo lo que tienen que buscar la salud y el bienestar de la gente, lo que produce este proyecto.