POR AÑO PRE-ELECTORAL
Estaría cerca autocombustión en coalición Unidad Nacional

Foto archivo El Nuevo Siglo

Este año preelectoral significaría la llegada a su fin de la Unidad Nacional que ha acompañado las políticas del presidente Juan Manuel Santos hasta el momento en sus dos mandatos. En ese sentido es poco probable que en este espacio se logre generar una candidatura presidencial de coalición entre los tres o, al menos, dos partidos que lo componen. 

Así lo señaló Javier Duque Daza, profesor de la Universidad del Valle, quien fue citado por Razón Pública.

“La coalición de gobierno está en proceso de dilución y la estocada final a este proceso será la campaña presidencial que se avecina. Cambio Radical y el Partido Conservador ya anunciaron que presentarán candidatos propios y, por ende, esta ‘unidad’ quedará reducida a los Partidos Liberal y de la U”, indicó Duque Daza.

Agregó que el panorama para el Partido Liberal es el más incierto. “Después de tres candidaturas fallidas de Horacio Serpa (1998, 2002 y 2006), del fracaso de Rafael Pardo en 2010 y de la ausencia de un candidato propio en 2014, en estas toldas no se perfila un candidato con la fuerza suficiente para disputar la Presidencia. Hasta ahora solo se ha autopostulado el senador Juan Manuel Galán, cuya carrera política recién comienza. También se especula sobre posibles precandidatos como el exsenador y actual ministro del Interior Juan Fernando Cristo o el senador Luis Fernando Velasco”.

Añadió que hay quienes apuestan por una candidatura de Humberto de la Calle, “sin embargo, su deserción del Partido Liberal, sus críticas a este Partido por el proceso 8.000 y su renuncia a la Vicepresidencia en el gobierno Samper dejaron heridas que aún no cicatrizan”.

Agregó que en el Partido de La U las cosas no son mejores. A falta de Juan Manuel Santos, en este partido no aparecen candidatos con opciones serias para conservar la Presidencia. “Hay la posible aspiración del senador Roy Barreras, un político con alguna proyección nacional y un caso típico de trashumancia partidista. Se menciona también al exministro de Defensa y actual embajador Juan Carlos Pinzón, un funcionario sin experiencia en cargos de elección popular”.

Otros partidos 

El profesor de la Universidad del Valle indicó que el Centro Democrático gira en torno al “liderazgo, las órdenes y los votos de Álvaro Uribe. Bajo su amparo llegaron al Senado personajes que por sus propios medios nunca lo hubieran logrado. Lo mismo sucederá en las elecciones presidenciales: quien sea escogido como candidato espera recibir del líder una trasfusión de votos suficiente para ganar”.

En la disputa por esta posición hay tres precandidatos: el exsenador y exministro Óscar Iván Zuluaga, ganador de la primera vuelta en 2014; Carlos Holmes Trujillo, con una carrera previa como congresista y negociador de paz; y el senador Iván Duque.

Duque Daza dijo frente a las posibilidades electorales del Centro Democrático que “aunque algunos afirman sin mucho fundamento que este partido representa la mitad del país, su tamaño real en términos electorales no está claro. En cualquier caso, este partido es un actor relevante en las elecciones y, aunque es difícil que se imponga en primera vuelta (de hecho, ningún partido tiene esta opción), en unión con alguno de los partidos minoritarios (el Conservador, por ejemplo) puede ser uno de los más opcionados”.

En el caso de Cambio Radical el analista consideró que “está lejos de una alianza con la dupla liberalismo-Partido de La U, y aún más lejos de los partidos Alianza Verde, Polo Democrático o las minorías étnicas”.

Agregó que la carta fuerte de esta colectividad, Germán Vargas Lleras, como vicepresidente “lleva tres años en campaña, proyectando su imagen de gestor eficiente”.

Añadió que su candidatura tiene varias opciones: consolidar su aspiración como independiente y competir para pasar a segunda vuelta; asociarse con el Centro Democrático, con el que tiene afinidades en su oposición al proceso de paz; o hacer parte de una consulta interpartidista con el Centro Democrático y el Partido Conservador.

Sobre esta última colectividad Duque Daza dijo que en los últimos años ha perdido su vocación de poder que “ha acentuado su condición de partido-rémora que se pega al que llega a la Presidencia”.

No obstante señaló que por ahora se proyecta la aspiración del exprocurador Alejandro Ordóñez,  y también se mantienen las aspiraciones de la excandidata Marta Lucía Ramírez, “quien dice representar a los nuevos electores conservadores y quien obtuvo en 2014 cerca de dos millones de votos”.

En cuanto a la izquierda dijo que a pesar de las divisiones internas se perfilan las precandidaturas del senador Jorge Robledo y el exalcalde de Bogotá, Gustavo Petro.