FIN A OCHO AÑOS DE PODER
A estar unidos y creer en EU llamó Obama en su despedida

Foto Xinhua

Con pasos  de gigante, que marcaron los segundos hasta que llegó al atril, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se dirigió por últimas vez a los estadounidenses, en un emotivo discurso que tocó temas como la democracia, la igualdad, el cambio climático y la política exterior.

Obama emprendió su último viaje en el avión Air Force One, buscando presentar un discurso en la ciudad que lo adoptó, donde aceptó la presidencia hace ocho años y desde donde se dirigió a una multitud que agotó las entradas; había mucha más gente afuera del recinto.  La primera dama, Michelle Obama, y sus hijas, Sasha and Malia; el vicepresidente, Joe Biden y su esposa, Jill, estuvieron presentes en esta despedida.

En un llamado a la unión, Obama pidió que "más allá de nuestras diferencias" es importante estar unidos, en su último mensaje a la nación antes de pasar el mando a su sucesor, Donald Trump, el 20 de enero.

El presidente dijo que el país está "más fuerte" que hace ocho años, cuando llegó al poder, y aunque aseguró que la sociedad había mejorado las relaciones raciales, admitió que el tema sigue siendo una "fuerza divisiva" entre los estadounidenses.

Con la calidez que lo caracteriza, Obama se refirió a su experiencia personal de joven abogado y profesor en Chicago, la ciudad donde comenzó --y ahora despide-- su carrera política, en la definición de su visión del país.

"Es aquí donde aprendí que los cambios solamente ocurren cuando la gente común participa, se compromete y se une para pedirlo", dijo Obama.  Asimismo, anunció que los estadounidenses "después de ocho años como presidente, aún creen" en el aprendizaje que adquirió como organizador comunitario en barrios precarios de Chicago.

"Después de ocho años como su presidente, todavía lo creo", dijo. "Y no es sólo mi creencia. Es el corazón palpitante de nuestra idea americana: nuestro audaz experimento de autogobierno “, precisó.

Destacó varios puntos como éxitos de su gobierno. Elogió el fin de la Gran Recesión (2008) y otros logros económicos, sacó a la luz sus aciertos política exterior como restablecer los lazos diplomáticos con Cuba y los avances con Irán para detener su programa nuclear. También señaló la igualdad matrimonial en los Estados Unidos y la expansión del acceso a la salud para 20 Millones de estadounidenses que no habían estado asegurados.

10 días para el fin

"Para Michelle y para mí, Chicago es donde todo empezó. Es la ciudad que nos mostró el poder y la bondad fundamental de los estadounidenses", expresó el presidente horas antes en Facebook.

Durante el discurso, le agradeció a su esposa a la quien no sólo llamó “la mamá de sus hijas y su mujer”, sino que, principalmente es “su mejor amiga”, invadido de lágrimas que rápidamente se limpió del rostro. Luego, en esa lista de agradecimientos, le agradeció a John Biden, su vicepresidente y “gran amigo”.

Chicago exhibe con orgullo la presencia de Obama, desde una discreta placa frente a la cafetería donde Barack y Michelle tuvieron su primer encuentro, hasta la silla de barbería (empotrada en vidrio) donde el ahora presidente se cortaba el pelo por 24 dólares.

Incontables personas que conocieron y trataron a Obama cuando actuaba en barrios humildes de esta ciudad del norte de Estados Unidos oyeron su discurso en el centro de Convenciones McCormick, junto al lago Michigan.

Desde George Washington, los presidentes siempre enviaron mensajes en sus discursos de despedida. El mensaje final de George Washington, de 7.641 palabras y que sigue siendo leído en el Senado una vez al año por tradición, incluyó advertencias sobre facciones e interferencias de los poderes extranjeros que extrañamente hoy se ven como proféticas.

El principal redactor del discurso, Cody Keenan, dio algunos patrones: "Bush y Clinton dieron sus discursos desde aquí (la Casa Blanca), George H.W. Bush fue a West Point y dio un discurso de política exterior. Son todos muy diferentes", señaló a la AFP.

El discurso de un estadista

El viaje a Chicago de Obama no fue sólo por nostalgia, precisó Keenan.  "El hilo que siguió a lo largo de su carrera, desde sus días como coordinador comunitario hasta el Salón Oval, es la idea de que si reúnes a gente común y les provees educación, las fortaleces, y les permites actuar en algo, las cosas buenas suceden", explicó.

Obama no presentó un discurso antiTrump. Dijo, por el contrario, que le entregará su cargo como dice la constitución y “siguiendo lo mismo que George W. Bush hizo con él”, precisó.

Pidió, orgulloso de su gobierno inclusivo, que los estadounidenses crean en su capacidad de promover cambios y les recordó que "lo hicimos", en su último mensaje a la nación antes de dejar el poder. "Les pido que crean. No en mi capacidad de promover un cambio, sino en la capacidad de ustedes", dijo Obama, para cerrar con la frase con que pavimentó su camino a la presidencia: "Sí, podemos. Sí, lo hicimos".

Hizo, igualmente, referencia al cambio climático, argumentando que su gobierno fue el que impulso el acuerdo más importante en la historia para combatir el calentamiento global. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aseguró que negar el cambio climático "traiciona a futuras generaciones", en su último mensaje a la nación antes de pasar el poder a su sucesor, Donald Trump.

"Podemos y debemos discutir sobre la mejor forma de abordar el problema. Pero simplemente negar el problema, no solo traiciona a futuras generaciones, sino que también traiciona el espíritu esencial de nuestro país", expresó